Voces magistrales: Plácido Domingo

Sin duda, explicar la trayectoria del tenor madrileño es casi imposible en unas pocas líneas. Como si fuera el famoso Fígaro de Rossini, es un “factotum” de la ópera: canta, dirige orquestas, compañías de ópera, ayuda a los jóvenes cantantes y compositores,etc. En tema de música clásica, su voz está presente en todo tipo de eventos. Así, en Méjico aún recuerdan su gran ayuda tras el terremoto de 1985.

Su periplo musical comienza, precisamente, en el país centroamericano, acompañando a sus padres Plácido Domingo y Pepita Embil, cantantes de zarzuela en la Compañía Lírica de Federico Moreno Torroba. Así, para empezar, recordamos el paso de Plácido Domingo por la zarzuela con Los vareadores, de Luisa Fernanda, compuesta por el citado compositor.

En 1959 hizo su debut, primero como barítono como Borsa(Rigoletto), después como tenor(Alfredo, en La traviata) antes de partir a Tel Aviv con la Israel National Opera, donde estuvo tres años. En 1966 comienza la espectacular trayectoria internacional de Plácido Domingo, debutando en los más famosos coliseos operísticos:Metropolitan(Nueva York),Viena, Milán, Londres…o Bayreuth etc.

Tiene un amplio repertorio que permite su presencia en los escenarios, nada limitado, abacarcando la inmensa mayoría de todas las corrientes, lo que permite, además, una inmensa discografía para los aficionados a la ópera. En sí, sorprende su capacidad de afrontar desde Mozart, Händel hasta el mismo Wagner. Aquí os ponemos la interpretación de In fernem Land, de Lohengrin.

Paralelamente a su carrera sobre el escenario, Plácido Domingo ha dirigido la Ópera Nacional de Washington y, también, de Los Ángeles. También ha ejercido de director de orquesta, fruto de sus estudios cuando estuvo en el Conservatorio Nacional de Música, en Méjico. Os ponemos un breve ejemplo…

Como hemos comentado, ha ejercido una gran labor benéfica que ha engrandecido su imagen. Otra gran labor, dentro de la música, es el apoyo a nuevos compositores, aportando su voz a sus obras; sin olvidar Operalia, el concurso de ópera para jovenes valores y que tiene un palmarés que hace grande al tenor por su apuesta por una renovación constante de la ópera.