Voces magistrales: Nicolai Gedda

Cuando, a principios de febrero, surgió la noticia que informaba del fallecimiento del tenor sueco Nicolai Gedda miré la fecha y no me voy a negar a reconocer que me sorprendió que se tardara casi un mes en dar la noticia de su muerte. No era como la situación triste vivida en el caso de Daniela Dessì, del que se tuvo conocimiento de su mal y su fatal desenlace al instante.Sí que decidí que la primera entrada de esta sección iba a ir dedicada a este tenor, cuyo primer conocimiento que tuve viene de una fabulosa versión de “Faust“, de Charles Gounod, con la incomparable Victoria de los Ángeles y Boris Christoff, en la que era mi primera ópera en el mundo de los compact-disc. Ahí encontré un tenor que, a mi parecer (ojo, que sabemos que esas cosas tienen sus peligros), tenía una dicción clara y nítida.Aunque las sucesivas versiones de otras ópera no hicieron que me reencontrara con Gedda, de ese “Faust” me quedé con ese recuerdo.

Nicolai Gedda nació en Estocolmo en 1925 pero su recorrido vital de pequeño le llevó a Leipzig y, de nuevo, a Suecia cuando llegó Adolf Hitler al poder. Gozó desde su infancia de una facilidad para aprender idiomas(sueco, ruso, alemán, francés,latín, inglés e italiano…). Además, su padre adoptivo había sido cantante en un coro y de la iglesia ortodoxa de la ciudad. Con gran aprecio por el canto, su camino al mundo de la ópera llegó…con él trabajando en un banco y preguntando a algún cliente conocido sobre algún profesor de canto. Al fin y al cabo, la vocación es la vocación.El hombre recomendado y que quiso trabajar con el joven Gedda fue Carl Martin Öhman.Además de las lecciones privadas, también se inscribió en el conservatorio.

A comienzos de los cincuenta hay dos hechos importantes: la aparición de Walter Legge, director de EMI, que le contrató para una grabación de “Boris Godunov”, de Mussorgsky y con el que, prácticamente, inició una relación de trabajo con la casa discográfica de forma mayoritaria; por otro lado, su debut en la Ópera Real Sueca, en Estocolmo en la ópera de Adolphe Adam “Le postillon de Lonjumeau”. Desde 1952 hasta 2003, cuando grabó su última versión discográfica(“Idomeneo, re di Creta”)su carrera se ha extendido además por su versatilidad lingüística que le permitía abarcar un buen repertorio de obras y por una voz clara y precisa, elegante.Cantó en los mejores teatros, destacando su relación con el Metropolitan Opera House, donde debutó como Faust en 1957 y estuvo en más de tresciento cincuenta representaciones sobre el escenario neoyorquino.


Su repertorio tiene dos puntales: los personajes de ópera franceses(arriba, en ambos vídeos hemos tenido una demostración con Faust y Werther) y personajer mozartianos. Ello tampoco hace olvidar que interpretó algunos roles del repertorio ruso, belcanto, verismo,etc.Además también hizo carrera dentro del lied, la opereta y las canciones nórdicas.Sería largo enumerarlo pero aquí tienen una versión dentro de una necrológica muy pulcra.

Terminamos con una mención a una web que es no oficial pero sí hecha con cariño por la persona que la creó. Allí, hay una serie de vídeo en “download“. Otro aspecto que no queremos dejar olvidado en un cantante es la importancia que le da a la formación. En el vídeo que recomiendo que pulsen(si tienen buen conocimiento de inglés), se ve una explicación de Nicolai Gedda sobre como cubrir la voz..