Voces magistrales: Kiri Te Kanawa

Dame Kiri Te Kanawa es una de esas sopranos que destacan por su voz con carisma y, sobre todo, un porte especial sobre las tablas. De origen irlandés y maorí, nacida en Nueva Zelanda, su carrera lírica comenzó como mezzosoprano pero el director de ópera Richard Bonynge supo encauzarla como soprano. En 1966 consiguió una bece para estudiar canto en Londres. Durante esos primeros años realiza varios personajes secundarios sobre las tablas pero el verdadero descubrimiento llegó en 1969 gracias a Colin Davis, el director de orquesta, que vio en la soprano una voz increíble. En 1971 abre el Royal Opera House como Condesa Almaviva, uno de esos personajes que le ha servido a la neozelandesa para ganarse ese aurea.

Su repertorio abarcaba(por haberse retirado de los teatros) a Mozart,Richard Strauss,en menos medida Verdi y Puccini pero también dejó grandes interpretaciones como Manon Lescaut o Desdémona, uno de sus mejores personajes llevados a cabo en un escenario.

.

Durante la década de los 70 y 80 se fue haciendo un nombre, interviniendo además en aventuras bastantes mediáticas como sacar a la luz una versión, con cantantes de ópera, de West Side Story(Leonard Bernstein, compositor y director de esa versión). Además, Joseph Losey contó con ella como Donna Elvira para la película Don Giovanni.

Entre las anécdotas de su carrera como soprano y recitalista destaca su aportación en la boda real de Carlos de Inglaterra y Diana Spencer en 1981, cuando Kiri te Kanawa interpretó Let the Bright Seraphim, del oratorio de Handel, Sanson.

Al igual que otros compañeros del mundo de la lírica, Kiri te Kanawa tiene una fundación que ayuda al canto de los jóvenes valores de la zona de Oceanía. A su vez, también ayuda con sus masterclass /. Se retiró en 2004, haciendo recitales desde entonces.