Voces magistrales: José Carreras

Se juntan en José Carreras una pasión por el canto, desde bien joven, y por los temas solidarios a través de su Fundación contra la Leucemia, enfermedad que tuvo en 1987. Regresó a lo grande con Los Tres tenores. Es cierto que antes había intervenido en Mérida o en el estreno de Cristóbal Colón en el Gran Teatre del Liceu,ambos en 1989, pero las termas de Caracalla supusieron el regreso del tenor catalán a la primera línea.

Formado en el Conservatorio Superior de Música del Liceu, apareció pronto sobre las tablas: con 11 años intervino en “El retablo de Maese Pedro” con el rol de Trujamán, de Manuel de Falla, y en el segundo acto de La bohème(ese niño que canta “vo’ la tromba, il cavallin!” ante Parpignol) . Siguió con sus estudios de canto, junto a los de química en la Universidad, logrando tener un hueco en la representación de Norma, cantando el rol de Flavio, compañero de Pollione -el tenor principal- en el año 1970, La carrera de José Carreras fue espectacular en la década de los 70:debuts en los grandes teatros internacionales, grabaciones, premios. En resumen, todo lo necesario para que el nombre de José Carreras sonara por todo el mundo. Una anécdota conocida es que hubo una película que llamó la atención al tenor barcelonés cuando era pequeño, “El gran caruso”-cantado por Mario Lanza- y que logró abrirle la vocación para el canto. Curiosamente, luego él encarnaría a otro tenor, Julián Gayarre, en “La romanza final”.

Una de las actividades que en las que destacó, como digo, es en el tema de la discografía(http://www.discogs.com/artist/Jos%C3%A9+Carreras#p=2&t=Releases_All), disponiendo los aficionados de un interesante repertorio de grabaciones de José Carreras. Entre ellas, destaca por su peculiaridad, la de West Side Story, la obra de Leonard Bernstein.

En 1987 tuvo que parar la grabación de la película de “La bohème”.Grabó la ópera pero su presencia en la película la llevó a cabo Luca Canonici. Se le había diagnosticado una leucemia con muy poca posibilidad de salir adelante. Sin embargo aguantó y se sobrepuso a la enfermedad(lamento no haber conseguido en internet un artículo que escribió Terenci Moix sobre la leucemia de Carreras que fue impresionante por el sentimiento mostrado).

Intervino en varios proyectos hasta que llegó el concierto de Las termas de Caracalla, junto con Luciano Pavarotti y Plácido Domingo, donde logró mostrar a todo el mundo que seguía siendo el mismo. Repitió en 1994, 1998 y en otras galas hasta que Luciano Pavarotti enfermó. Os mostramos Il lamento di Federico:
.

Junto al José Carreras cantante, está también el que ha buscado proporcionar fondos para la fundación contra la leucemia, interviniendo en galas, recitales,etc.