Voces magistrales: Joan Sutherland

Soprano australiana que, además de una gran voz, tuvo la suerte de contar con un partenaire como era Luciano Pavarotti, los dos bajo el sello de Decca. En esa relación habría que sumar un tercer factor: su marido, el director de orquesta, Richard Bonynge.Contemporánea de María Callas(tres años de diferencia), representa una carrera exitosa y que le hizo merecedora de ese “La Stupenda” que el público veneciano le aclamó tras “Alcina”(Georges Handel). Sólo un pero pudo tener su carrera según los críticos musicales: la dicción. Pero es mínimo comparado con la presencia física y vocal de Dame Joan Sutherland, honor(el de Dame) que recibió en 1978. La relación profesional con Luciano Pavarotti supuso un gran valor para ambos. Ella le dio la oportunidad de aparecer en sus grabaciones, él hizo que obtuvieran mayor renombre. Así, son varias versiones como Turandot o La fille du Régiment donde la grabación de ambos es considerada de las mejores.

Nació en Sydney en 1926. Su principal inspiración fue su madre, una mezzo-soprano que no dio el paso a los escenarios. Con 18 años estudió canto, debutando en versión concierto como Dido(Dido and Eneas, de Purcell) y en la representación de la ópera “Judith”. Fue a Londres donde, además de seguir estudios, fue contratada por el Royal Opera House Covent Garden, donde hizo de primera dama de la Reina de la noche. En 1949 se encontró con Maria Callas en una representación de Norma, donde la australiana hacía de Clotilde. A partir de ahí despuntó en los roles principales destacando en algunos papeles wagnerianos.En 1954 se casó con Bonynge, quien además supo encauzar a Joan Sutherland a la hora de escoger los roles a cantar. En 1959 hizo historia con la representación de Lucia de Lammermoor en el coliseo londinense con éxito.

La década de los sesenta permitió consolidar el éxito de Joan Sutherland. Debut en 1961 en el Met y en la Scala de Milán. En 1965 llevo consigo a Luciano Pavarotti en varias representaciones.La llegada de los años 70 hizo que la soprano australiana cambiase a un repertorio menos complicado debido a la evolución de su voz. A medida que la carrera iba finalizando, su paso por los escenarios se fue reduciendo hasta que realizó en Sidney su última de representación en 1990 con el papel de Marguerite de Valois, en “Les Huguenots”. Quedó un último homenaje en Londres con una gala de “El murciélago” en la nochevieja de 1990

Soprano dramática de coloratura, su repertorio abarca desde la ópera verdiana, la belcantista, la wagneriana, mozartiana, la clásica(Handel, Purcell, Piccinni, Scarlati…) y dejó un considerable legado discográfico que ha permitido llegar hasta la actualidad su voz cuando su carrera sobre los escenarios, como hemos indicado, finalizó en 1990. Dos décadas después, fallecía en Suiza con grandes honores. Finalizamos este artículo con su interpretación de “Casta diva”.Norma(V.Bellini)