Momentos memorables: Obertura de “Die fliegende Holländer”

Si hay una ópera que recomendaría que fuera la primera para meterse de lleno en el universo de Richard Wagner es, sin duda, “El holandés errante” o, según su título original “Die fliegende Holländer” una historia de redención, amor y, no vamos a engañar, cierto misterio. Este holandés era un navegante maldecido-mejor dicho condenado-tras vender su alma a Satanás, debiendo navegar en el mar sin parar y teniendo, al menos, la posibilidad de poder parar en un puerto cada siete años para encontrar un amor puro que lo salve de la maldición. Un amor llevado al extremo y que encuentra en Senta, hija del marinero Daland, la posibilidad de redención.

La obertura cuenta, de principio a fin, con buena parte de los “leitmotivs” que, desde ese momento, Richard Wagner nos introduce para ir entrando en la trama. Con un intenso principio que nos lleva al ambiente marítimo en plena tempestad. Los instrumentos de cuerda(violoncellos, contrabajos y violas) nos muestran la fiereza del mar, mientras los instrumentos de viento intensifican lo que también será el abordaje del barco del holandés al de Daland.La orquesta cambia el tema y nos lleva a Senta y la redención. El regreso a la tormenta permite que no se junte el tema de Senta con el de los marineros que se repetirá al comienzo del (tercer acto pero que aquí nos anticipa.Termina la obertura regresando, una vez más, al tema de Senta que, igualmente, nos recordará su interpretación del acto II, cuando explica la historia del marinero.Otro tema que no se debe olvidar es el que luego nos llevará a la explicación del sufrimiento y debida redención del holandés y que explicará en su aria “Die Frist ist um.”

Momentos memorables:Leb’ wohl, du kühnes, herrliches Kind/Loge hör

Aparte de la célebre y muy popular cabalgata de las valquirias en el comienzo del acto III, esta ópera de Richard Wagner contiene otros momentos de gran belleza, tensión que acaba alcanzando al espectador. Destaco, por encima, dos de ellas: en el primer acto, el dúo de Siegmund y Sieglinde, que acaba con los dos enamorados a pesar de saber, en ese instante, que son hermanos; en este tercer acto, la despedida de Wotan a Brünnhilde,primera valquiria, a la que ha castigado por incumplir su orden de no proteger a Siegmund ante Hunding, el marido de Sieglinde. Brünnhilde, que sabe que Wotan, por muy divino que fuera, se somete a su mujer Fricka, diosa del matrimonio, sabe que, en el corazón de Wotan, no querría daño a su hijo en la tierra(sí, Siegmund) e intenta ayudarlo. Castigada, dura e injustamente, Wotan le obliga a perder su condición de valquiria y a quedar expuesta, dormida en un sueño profundo, a cualquier desalmado que llegue hasta esa cueva y la despierte. Entonces, Brünnhilde pide un último favor, que haya un fuego que la rodee para que ningún desalmado y sí un héroe pueda llegar hasta ella.Ese héroe, por cierto, será Siegfried, hijo de Siegmund y Sieglinde.

La despedida, ese Leb wohl que os comentamos es desgarrador aunque, antes, quisiera hacer un leve pero importante apunte. La idea que la valquiria le indica, la del fuego que la rodee y le salve de peligros, nos va a poner en marcha la idea del mágico encantamiento del fuego que escucharemos durante la despedida de Wotan, tanto en el Leb’ wohl(cuando le concede el deseo) como en Loge hör y al final de la ópera, ya de forma más y más atenuada pero sin perder la esencia mientras Wotan se va alejando de la cueva con todo el dolor del mundo.En sí es una escena que vale la pena disfrutar.

Escena: Leb’ wohl, du kühnes, herrliches Kind

WOTAN
Leb wohl, du kühnes,
herrliches Kind!
Du meines Herzens
heiligster Stolz!
Leb wohl! Leb wohl! Leb wohl!
Muß ich dich meiden,
und darf nicht minnig
mein Gruß dich mehr grüßen;
sollst du nun nicht mehr
neben mir reiten,
noch Met beim Mahl mir reichen;
muß ich verlieren
dich, die ich liebe,
du lachende Lust meines Auges:
ein bräutliches Feuer
soll dir nun brennen,
wie nie einer Braut es gebrannt!
Flammende Glut
umglühe den Fels;
mit zehrenden Schrecken
scheuch es den Zagen;
der Feige fliehe
Brünnhildes Fels!

Denn einer nur freie die Braut,
der freier als ich, der Gott!

Der Augen leuchtendes Paar,
das oft ich lächelnd gekost,
wenn Kampfeslust
ein Kuß dir lohnte,
wenn kindisch lallend
der helden Lob
von holden Lippen dir floß
dieser Augen strahlendes Paar,
das oft im Sturm mir geglänzt,
wenn Hoffnungsehnen
das Herz mir sengte,
nach Weltenwonne
mein Wunsch verlangte
aus wild webendem Bangen:
zum letzten Mal
letz’ es mich heut
mit des Lebewohles
letztem Kuß!
Dem glücklichem Manne
glänzte sein Stern:
dem unseligen Ew’gen
muß es scheidend sich schließen.

Denn so kehrt
der Gott sich dir ab,
so küßt er die Gottheit von dir!

Loge, hör!
Lausche hieher!
Wie zuerst ich dich fand,
als feurige Glut,
wie dann einst du mir schwandest,
als schweifende Lohe;
wie ich dich band,
bann ich dich heut!
Herauf, wabernde Lohe!
Umlodre mir feurig den Fels!

Loge! Loge! Hieher!

Wer meines Speeres
Spitze fürchtet,
durchschreite das Feuer nie!

Atril de honor: WIlheim Furtwängler

Merecía Wilheim Furtwängler estar en este atril de honor. Uno de los grandes directores de orquesta de la primera parte del siglo XX, además fue compositor de fama. Sin embargo, hay una partede su pasado que es un tema que no se termina de aclarar, aunque se decanta más a favor del director alemán: su relación con el partido nazi.Quizás no merecía ser recordado por esa faceta y más por su música.

Nacido en 1886 en Berlín, parte de su interés por la música bien puede venir por el entorno familiar en el que vivía. Estudió música y con gran admiración hacia Beethoven.Aunque su primer caminoapuntaba a la composición musical, la dirección orquestal acabó siendo su profesión. Debutó con la Orquesta Kaim( que en 1928 acabó asumiendo el nombre de Orquesta Filarmónica de Munich pero que, en ese momento, llevaba el apellido de su fundador) y la Novena sinfonía de Bruckner. Entre 1915-1920 fue Hofkapellmeister en la Opera de Mannheim y su academia de música, sucediendo a Bodanzky. Entre 1922 y 1928 en la Orquesta Gewandhaus de Leipzig. En esta época se van concretando algunos destinos. Así, la muerte de Nikish le abre las puertas de la mencionada orquesta de Leipzig y, sobre todo, la filarmónica de Berlín entre 1922 y 1945 y a la que volvería entre 1952 y 1954, año de su muerte. Sin olvidar la Staatskapelle de Berlín en la que está entre 1920-1922 y en 1933 de la Ópera(Staatsoper Unter den Tilen).

Aparte de direcciones musicales, Wilheim Furtwängler dirigió en Londres entre otras cosas, el Anillo de los Nibelungos wagneriano en 1938. Beethoven no fue su único ídolo, Wagner también podría ser catalogado así. El director berlinés dirigió el festival de Bayreuth entre 1927 y 1944. Además, destaca su grabación del Anillo de los Nibelungos para la RAI o el Tristán e Isolda para EMI. De haber nacido enla segunda parte del siglo XX la discografía sería, posiblemente, considerable. Como la primera vez que pude escuchar una dirección de Furtwängler fue con la ópera “Die Walküre”(Las valquirias), considero idóneo este archivo de su preludio.

El tema del apoyo nazi, parece que todo va a apuntar a algo que está ahí(en el vídeo observamos su dirección en una celebración personal de Hitler) pero que, en realidad, sería más forzado que otra cosa(pudo dirigir la New York Philarmonic Orchestra en 1935 pero unas conversaciones le hicieron que se quedara en Alemania. Es decir, es cierto que se quedó en Alemania pero su trayectoria, los hechos que le acompañaron a lo largo de esa década maldita entre 1935 y 1945 acabaron por quitar la mancha que le perseguía. Es más, su proceso de “desnazificación” fue breve. Contó con el apoyo de Yehudi Menuhin, entre otros, para demostrar que su único motivo de actuar era la música y que, en muchas ocasiones, había arriesgado su propia seguridad en beneficio de sus colegas.

Terminamos como solemos hacerlo. Mostramos un vídeo en el que podemos verlo dirigir en un ensayo. Aunque no conozcamos el idioma, la cara y los gestos ayudan un poco a entender su forma de dirigir que, algunos, llegan a precisar de movimientos torpes pero que resaltan su dirección con todo. También con una web oficial, obviamente, realizada por admiradores del director alemán. Se puede leer en inglés y francés.

Momentos memorables: Die Frist ist um

El año pasado, con motivo del Año Wagner(200º aniversario de su nacimiento), dediqué una sección en la página de Facebook de Operamanía al compositor de Leipzig- al igual que con Giuseppe Verdi, en similar conmemoración-, destacando algunos de los fragmentos de sus óperas desde “Die Feen”(Las hadas) hasta “Götterdämmerung”(El ocaso de los dioses”, cuarta obra de la tetralogía de “El anillo del nibelungo”. En el caso de Giuseppe Verdi, el trabajo no fue difícil porque conocía la inmensa mayoría de su obra y sólo unas pocas óperas durante su célebre período de “galeras”(entre 1843, tras el éxito de “Ernani”, hasta 1850 con Stiffelio) me era desconocida, mas placentero su nuevo conocimiento(Alzira, Giovanna d’Arco o Il corsaro). Con Wagner, la situación era totalmente opuesta. Sólo disponía de una versión de Tristán e Isolda y otra de La valquiria, una grabación en directo con Wilheim Fürtwangler. La obligación que me impuse fue tal que quise ir poniendo fragmentos de ópera en la página y, al mismo tiempo, irlos conociendo yo. Creo que así explico porque no hubo ni un sólo fragmento en “Momentos memorables” hasta pasado un año y medio desde que comenzase con la labor de dar a conocer algunas de las grandes escenas. Recuerdo que la primera aportación wagneriana a la sección fue el mítico coro de peregrinos de Tannhäuser. Del año en cuestión me queda un buen repertorio de versiones de óperas de Wagner para disfrutar.

En esta ocasión, he escogido el aria de “Die fliegente Holländer”(El holandés errante) “Die Frist ist um” en el primer acto de la ópera, que fue la primera que escuché completa. Luego han venido más pero de que guardo muy grato recuerdo, quitándome algunos de los pocos prejuicios que pude tener antes de 2013. Es una ópera donde ya comienzan a aparecer los “leit-motivs”, melodías que van a conducir la ópera, apareciendo en otros momentos como el dúo del holandés con Senta en el segundo acto. De la ópera sabemos que un navegante holandés quedó maldito, siendo sólo rescatado con la muerte si encuentra la fidelidad de un amor puro durante el tiempo en el que va a estar en tierra, antes de volver a navegar durante otros siete años. Ese amor puro lo encontrará en Senta. En esta aria, el navegante holandés se muestra sin ganas. Vuelve a la tierra tras siete años navegando y con la sensación de que lo seguirá haciendo todo el tiempo porque no cree en la fidelidad eterna. Su encuentro con Daland, su promesa de tesoros a cambio de Senta(hija de Daland)es la continuación tras la aria y la que aporta el nexo con el rol femenino de Senta que aparecerá en el segundo acto.

En sí, tiene tres partes a mi parecer. La primera es simple recitativo(Die Frist ist um) donde los instrumentos de cuerda(especialmente, violonchelo y contrabajos) se intercalan con la voz del navegante errante y presencia testimonial de los de viento. La segunda( Wie oft in Meeres tiefsten Schund) volverá a aparecer en el segundo acto en el dúo citado con Senta, donde los violines acompañan a los otros instrumentos de cuerda, de forma agitada. Mientras la tercera, más sombria, comenzaría a partir de “Dich frage ich” donde el viento-metal coge un poco más de protagonismo, cuando la desesperación por la maldición se acrecienta.

HOLLÄNDER
Die Frist ist um,
und abermals verstrichen
sind sieben Jahr’.
Voll Überdruß wirft mich
das Meer ans Land…
Ha, Stolzer Ozean!
In kurzer Frist sollst
du mich wieder tragen!
Dein Trotz ist beugsam,
doch ewig meine Qual!
Das Heil,
das auf dem Land ich suche,
nie werd’ ich es finden!
Euch, des Weltmeers Fluten; 
bleib’ ich getreu,
bis eure letzte Welle sich bricht,
und euer letztes Naß versiegt!

Wie oft in Meeres tiefsten Schund
stürzt’ ich voll Sehnsucht 
mich hinab:
doch ach! den Tod,
ich fand ihn nicht!
Da, wo der Schiffe furchtbar’ Grab,
trieb mein Schiff
ich zum Klippengrund;
Doch ach! mein Grab,
es schloß sich nicht.
Verhöhnend droht’ ich dem Piraten,
in wildem Kampfe erhofft ich Tod.
“Hier,” rief ich,
“zeige deine Taten,
Von Schätzen voll sind
Schiff und Boot!”
Doch ach!
des Meers barbar’scher Sohn
schlägt bang das Kreuz
und flieht davon.
Wie oft in Meeres tiefsten Schlund
stürzt’ ich voll Sehnsucht 
mich hinab.
Da, wo der Schiffe furchtbar Grab,
trieb mein Schiff ich im
Klippengrund:
Nirgends ein Grab!
Niemals der Tod!
Dies der Verdammnis Schreckgebot.

Dich frage ich,
gepries’ner Engel Gottes,
der meines Heils
Bedingung mir gewann;
war ich Unsel’ger Spielwerk
deines Spottes,
als die Erlösung du mir zeigtest an?
Vergeb’ne Hoffnung! 
Furchtbar eitler Wahn!
Um ew’ge Treu’ auf
Erden – ist’s getan!
Nur eine Hoffnung soll mir bleiben,
nur eine unerschüttert stehn:
so lang’ der Erde Keim’ 
auch treiben,
so muß sie doch zugrunde gehn!
Tag des Gerichtes! Jüngster Tag!
Wann brichst du an in meine Nacht?
Wann dröhnt er,
der Vernichtungschlag,
mit dem die Welt zusammenkracht?
Wann alle Toten auferstehn.
Dann werde ich in Nichts vergehn.
Ihr Welten, endet euren Lauf!
Ew’ge Vernichtung, nimm mich auf!

Momentos memorables: “Mild und leise”(Liebestod)

Tristán e Isolda, de Richard Wagner, nos proporciona varios momentos épicos que pondremos en esta sección de “Momentos memorables”. Uno de ellos es la “muerte de amor”(Liebestod) en el que Isolda mira a su amado Tristán,ya muerto, totalmente ausente de lo que ha acontecido a su alrededor: Kurwenal mata a Melot y luego muere herido por los hombres del rey Marke que, por otra parte, lamenta la muerte de su amigo Tristán, conocedor por Brangania que toda la relación de Tristán e Isolda se debía al brebaje y no a la traición de su hombre leal(Isolda iba a ser la esposa del rey). Extasiada, Isolda cae muerta mientras suenan los últimos acordes de la ópera y baja el telón.

Musicalmente, sería difícil definir la aria, siendo lo más fácil sentarse a escucharla y verla con la mente abierta a nuevas sensaciones, de principio a fin. Con todo, esas notas finales son las que hacen espectacular esta aria mientras ella cae muerta, la que hacen merecedora de ser reconocida, además, como gran escena mientras los instrumentos de la orquesta nos conducen al triste final de Isolda mediante notas que se van apagando, irónicamente, con su mayor duración(redondas).

Aria:””Mild und leise”
ISOLDE
Mild und leise
wie er lächelt,
wie das Auge
hold er öffnet, –
seht ihr’s, Freunde?
Seht ihr’s nicht?
Immer lichter
wie er leuchtet,
Stern-umstrahlt
hoch sich hebt?
Seht ihr’s nicht?
Wie das Herz ihm
mutig, schwillt,
voll und hehr
in Busen ihm quillt.
Wie den Lippen,
wonnig mild,
süßer Atem sanft entweht:
Freunde! Seht!
Fühlt und seht ihr’s nicht?
Höre ich nur
diese Weise,
die so wunder voll und leise.
Wonne klagend,
alles sagend,
mild versöhnend
aus ihm tönend,
in mich dringet, auf sich schwinget,
hold erhallend, um mich klinget?
Heller schallend, mich umwallend,
sind es Wellen sanfter Lüfte?
Sind es Wogen wonniger Düfte?
Wie sie schwellen, mich umrauschen,
soll ich atmen,
soll ich lauschen?
Soll ich schlürfen, untertauchen?
Süß in Düften mich verhauchen?
In dem wogenden Schwall
in dem tönendem Schall,
in des Weltatems
wehendem All –
ertrinken,
versinken,
unbewußt –
höchste Lust!

Voces magistrales: Martti Talvela

Una presencia de envergadura más una voz imponente. Martti Talvela fue un cantante con voz de bajo que marcó una época con los roles wagnerianos tales como Titurel(Parsifal), los gigantes Fasolt y Fafner(El oro del Rin), el Rey Marke(Tristán e Isolda),Hunding(La Valquiria) o Hagen(El ocaso de los dioses). También destacó en roles mozartianos tales como Sarastro(La flauta mágica), Osmin (El Rapto en el serrallo), Comendador(Don Giovanni) o el repertorio ruso. Verdi ya es una excepción(Sparafucile-Rigoletto- y el gran inquisidor-Don Carlo). La primera vez que supe de él fue en esa excelente versión de Munich de “El rapto en el serrallo”(Araiza, Gruberova, Orth, Grist/dirección de Böhm) y dejó un grato recuerdo con esta aria.

Nacido en 1935 en Hiitola, un municipio finlandés casi en la frontera con Rusia que, tras la Guerra de Invierno entre la URSS y Finlandia(entre noviembre 1939 y marzo de 1940), acabó perteneciendo a la URSS. Quizás ahí se pueda entender su paso por el repertorio ruso.

Su debut, sin embargo, fue con el papel de Sparafucile en Helsinki. Estudió en Lahti y Estocolmo donde cantó en el Royal Opera de la capital sueca antes de formar parte del elenco la Deutsche Oper en Berlín. Mientras desarrollaba su carrera musical también se hizo cargo del Festival de Savonlinna. Sus últimos años los pasó casi retirado en una granja aunque sin dejar su carrera musical. La salud no la tenía a su favor, con problemas de diabetes y gota desde que tenía 40 años. Su última grabación fue Winterreise, de Frank Shubert.

Falleció en julio de 1989 en el peor escenario para un padre: de un infarto en la boda de su hija. Su imponente naturaleza le jugó una mala pasada.Os dejamos con un aria que desarrolló como nadie:

Momentos memorables: coro de peregrinos de Tannhäuser

Esta sección de Momentos memorables no puede dejar apartado a Richard Wagner. Su primera aparición será para disfrutar de este coro de peregrinos que se desarrolla en el tercer acto de la ópera Tannhäuser. El personaje principal es un poeta que ha acudido de peregrinación a Roma para obtener el perdón papal por su conducta pero que no la ha obtenido aún. Tannhäuser es, en sí, un rol peculiar por el hecho de compaginar su deseo de dejar a la diosa Venus en el primer acto…y acordarse de ella en el segundo acto(lo que genera que entre junto a los peregrinos camino de Roma en busca del perdón). Este coro ocurre tras el regreso de los peregrinos pero, entre ellos, no está el poeta, lo que provoca la tristeza de Elisabeth que esperaba verlo en paz con Dios. Tannhäuser, sin perdón divino, busca el camino para regresar con la diosa Venus pero Wolfram lo evita nombrando el nombre de la joven Elisabeth. Eso basta para que Tannhäuser no vaya con la diosa del amor. El perdón le llega al poeta al morir junto al féretro de Elisabeth, por el triunfo del amor santo sobre el lascivo.

Desde el punto de vista musical nos encontramos una primera parte en la que la voz cantante ,nunca mejor dicho, la llevan los mismos peregrinos(repartidos entre tenores y bajos ,que tendrán mayor importancia) sin apenas acompañamiento mientras Elisabeth mira entre los peregrinos a ver si encuentra a Tannhäuser. Cuando el coro alaba la gracia de la salvación(Der Gnade Heil) cede total protagonismo a los violines I y II mientras los instrumentos de viento, curiosamente, van a dar la pauta a la voz, para darle mayor presencia argumental. Como hecho curioso, indicar que los tenores del coro son los que van a cantar el Halleluya. En sí, esta parte es la que más transmite al espectador.

Es de esas escenas que quedan en el recuerdo nada más escucharlas porque su esencia es el perdón, la salvación y como Richard Wagner supo darle una intensidad, como se diría, divina.

Escena

VIEJOS PEREGRINOS

Beglückt darf nun dich,
o Heimat, ich schauen
und grüßen froh deine lieblichen Auen;
nun lass’ ich ruhn den Wanderstab,
weil Gott getreu ich gepilgert hab!.

ELISABETH

Dies ist ihr Sang

WOLFRAM
Die Pilger sind’s

ELISABETH
Sie sind’s.

WOLFRAM
Es ist die fromme Weise,
die der empfangnen Gnade Heil verkündet.

ELISABETH
Sie kehren heim!
Ihr Heil’gen, zeigt mir jetzt mein Amt,
daß ich mit Würde es erfülle!

WOLFRAM
O Himmel, stärke jetzt ihr Herz
für die Entscheidung ihres Lebens!

VIEJOS PEREGRINOS
Durch Sühn’ und Buss’ hab’ ich versöhnt
den Herren, dem mein Herze frönt,
der meine Reu’ mit Segen krönt,
den Herren, dem mein Lied ertönt.

Der Gnade Heil
ist dem Büsser beschieden,
er geht einst ein in der Seligen Frieden!
Vor Höll’ und Tod ist ihm nicht bang,
drum preis’ ich Gott mein Leben lang.

Halleluja!
Halleluja in Ewigkeit! In Ewigkeit!

ELISABETH

Er kehret nicht zurück!

PEREGRINOS
Beglückt darf nun dich,
o Heimat, ich schaun und grüßen….