Momentos memorables: Vals de Musetta

No vamos a negar una cosa obvia, pero escuchar una ópera como “La bohème”(para mí, una de las imprescindibles cuando se comienza en este mundo lírico) permite encontrarse con bellos fragmentos con facilidad pasmosa, donde la melodía es tan importante como la voz del cantante pero que, en ocasiones, hace que uno se sienta, seamos realistas, con una sonrisa en la boca y una música inolvidable. Lo que hoy vamos a comentar es el célebre “Vals de Musetta”, en el acto II en lo que es la primera interpretación del personaje. Musetta es una mujer aparentemente frívola y “libre” aunque, al final de la ópera, nos muestra su piedad y su gran corazón.Fue la amante de Marcello, el pintor, vuelve a él después de esta escena que vamos a explicar y, luego, en el acto III, se vuelven a disgustar en lo que es, sin duda, un auténtico tiovivo de emociones. Aquí, como hemos comentado, es una escena de martilleo a Marcello, que la había despreciado nada más llegar ella al Café Momus(donde se desarrolla el acto II de esta ópera).

Si tiene algo de memorable, aparte de la voz de la cantante (y si es posible de su interpretación en el escenario para no caer en excesos del personaje), es la melodía que acompaña a la escena a ritmo de vals lento y en el que los roles importantes de la orquesta será el arpa(especialmente, a partir de “Ed assaporo allor la bramosia”), los violines al comienzo con “gracia y elegancia” mientras que el ritmo de vals lo aportan, al principio, la flauta y clarinete.Una de las claves del éxito de este fragmento es, sin duda, cómo envuelve la orquesta al personaje de Musetta creándole esa atmósfera parisina tan propia.

Aquí,no quiero dejar de pensar en Puccini. Archisabido era que le gustaba el detalle musical, no voy a negar que ese “valse musette”, que ya existía en el siglo XIX inspira a Puccini para darle la posibilidad de hacer interesante este personaje.

Escena: Vals de Mussetta

MUSETTA

Quando men vo soletta
per la via, la gente sosta e mira
e la bellezza
mia tutta
ricerca in me da capo a pie’…

MARCELLO
(a sus amigos, de forma enojada)
Legatemi alla seggiola!

ALCINDORO
Quella gente che dirà?

MUSETTA
… ed assaporo allor la bramosia
sottil, che da gli occhi traspira
e dai palesi vezzi intender sa
alle occulte beltà.

Così l’effluvio del desìo
tutta m’aggira,
felice mi fa! felice mi fa!

ALCINDORO
(abochornado)
(Quel canto scurrile
mi muove la bile!)

MUSETTA
(A Marcello)
E tu che sai, che memori e ti struggi
da me tanto rifuggi?
So ben: le angoscie tue
non le vuoi dir,
ma ti senti morir!

MIMÌ
(a Rodolfo)
Io vedo ben…
che quella poveretta,
tutta invaghita di Marcel,
tutta invaghita ell’è!