Momentos memorables:Mon cœur s’ouvre à ta voix

Si hay un momento de referencia en el que la seducción llama a la puerta de la ópera, ese es “Mon cœur s’ouvre á ta voix” de la obra de Camille Saint-Säens, “Samson et Dalila”, la célebre historia bíblica de aquél hebreo, líder de su pueblo, que perdía su poder y su fuerza sobrehumana si se quedaba desposeído de su larga cabellera. Sansón, obnubilado por la filistea Dalila, acaba cediendo al deseo hacia ella, entre grandes esfuerzos de mostrarse firme, viéndose traicionado. Sólo ún último sacrificio de su propia vida le permite recuperar la fuerza sobrenatural para lograr derribar las columnas del templo donde está preso y matar a los filisteos que, con el sumo sacerdote de Dagon, estaban ahí para humillarlo. En sí, es una ópera-que asume en su primer acto un aspecto de oratorio- en el que engloba la dualidad entre el amor sensual que refleja Dalila y el deber honorable del personaje de Sansón. Muy a grosso modo, el interés del sumo sacerdote y Dalila por usar el amor para sonsacar un secreto puede recordar una escena de Aida: el interés de Aida-Amonasro por sacar de Radamès información importante respecto a las tropas egipcias, si bien la diferencia está en que la esclava sí estaba enamorada y la filistea actúa por odio y envidia…no exenta de gran capacidad de persuasión en la interpretación de “enamorada”.

Pero, a pesar de ese amor fingido, no vamos a negar en la belleza de esta seducción en el juego de los instrumentos de cuerda llevando el peso de esta escena en el que podemos percibir tres partes: una más emotiva al principio por parte de Dalila, buscando las dulces palabras de amor de Sansón mientras los escasos instrumentos de viento-madera actúan alternando con la voz de la mezzosoprano; luego nos encontramos con una intervención del arpa para crear una atmósfera de “responde a mi ternura, vierte sobre mí tu amor” y que luego se volverá a repetir de nuevo, donde parecen lágrimas fluyendo de sus ojos.Tras el “Dalila, je t’aime” de Sansón, vuelve Dalila a seguir sacando su afecto hacia él. Aquí, es llamativo el uso rítmico de los instrumentos de viento(flauta y clarinetes) para simular el movimiento ondulante de las espigas de trigo y que no había aparecido hasta este momento. Tras este instante volvemos a sentir, una vez más, esa parte que comentábamos antes con el arpa y Dalila reclamando que Sansón le diga que le quiere. Una seducción que podríamos decir…fatal.

Escena: “Mon coeur s’ouvre á ta voix”

DALILA
Mon cœur s’ouvre à ta voix
comme s’ouvre les fleurs
Aux baisers de l’aurore!
Mais, ô mon bien-aimé,
pour mieux sécher mes pleurs,
Que ta voix parle encore!
Dis-moi qu’à Dalila
tu reviens pour jamais!
Redis à ma tendresse
Les serments d’autrefois,
ces serments que j’aimais!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi, verse-moi l’ivresse!

SAMSON
Dalila! Dalila! Je t’aime!

DALILA
Ainsi qu’on voit des blés
les épis onduler
Sous la brise légère,
Ainsi frémit mon cœur,
prêt à se consoler
À ta voix qui m’est chère!
La flèche est moins rapide
à porter le trépas,
Que ne l’est ton amante
à voler dans tes bras!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi l’ivresse!

SAMSON
Par mes baisers
je veux sécher tes larmes
Et de ton cœur éloigner les alarmes.
Dalila! Dalila! Je t’aime!