Atril de honor: Veronika Dudarova

Últimamente están empezando a aparecer en los podios de orquestas sinfónicas algunas mujeres, siendo la más nombrada Alondra de la Parra, directora mexicana, pero que ya va abarcando su puesto entre los futuros grandes directores de orquesta. Hay que mirar atrás en el tiempo para encontrar a una de las primeras mujeres que fue directora de orquesta: la rusa Verónica Dudarova, que subió al podio. Otra compatriota la secunda: Camila Kolchinsky .Ellas abrieron una puerta que, como comentamos, ha permitido la entrada de mujeres a esta parte del mundo musical que parecía más difícil de acceso.Contemporánea en edad,Ortrud Mann en Suecia también comenzó a aparecer a mediados de la década de los cuarenta del siglo pasado.

Verónica Dudarova nació en Bakú en 1916 pero su talento musical cuando era pequeña la llevó desde la escuela musical de Bakú hasta San Petersburgo(entonces Leningrado) para estudiar piano y a la capital de la URSS, Moscú para los estudios de dirección de orquesta.

Entró en 1947 como directora asociada en la Orquesta Sinfónica Estatal de Moscú, nada más graduarse.Desde 1960, cuando cogió el cargo principal, hasta 1989 estuvo dirigiendo a dicha orquesta. Dos años después, tras una breve estancia en Estambul, volvió a Moscú para dirigir la novedosa Orquesta Sinfónica de Rusia tras la desmembración y desaparición de la URSS en 1991. Desde ese año hasta 2003 estuvo en esta orquesta.

Entre sus menciones, está el nombramiento como Artista del Pueblo en 1977 pero también el hecho histórico de su más de cuarto de siglo dirigiendo la mencionada Orquesta Sinfónica Estatal de Moscú, donde entró con el resquemor del algunos miembros de la orquesta en 1947 y se prolongó, como directora principal, durante 29 años.También destacó porque llevó la música de los compositores rusos, conocidos y desconocidos, durante las giras que llevó a cabo. En el vídeo siguiente, veremos que no es ella quien dirige…sino el nombre del concurso de dirección de orquesta(en este caso, tercera edición) y la presencia de otra joven directora Inna Erhan.

Terminamos esta entrada con un vídeo quizás algo sobrecogedor porque es el que se dedicó tras su fallecimiento y que lo he escogido porque, entre las imágenes emitidas se ve su pasado, sus hitos. A su vez, le recomendamos que puedan ver algunas de sus direcciones de orquesta con obras de gran belleza dentro del repertorio ruso.

Atril de honor: Riccardo Chailly

Riccardo Chailly forma parte de ese grupo “top” de directores que, sin ser mediáticos(por ejemplo, Barenboim, Levine, Georgiev) tienen un papel destacado ante el atril de la orquesta. Nacido en una familia de músicos, contó con la ayuda inestimable de su padre a la hora de comenzar sus pasos por la música, aprendiendo composición. Cuenta, además, con una hermana que se dedicó al arpa(además de compositora y escritora). También pasó por los conservatorios de Perugia, Milán y Roma.Aprendió dirección de orquesta con el director Franco Ferrara. Con veinte años ya era ayudante de dirección de Claudio Abbado en Milán aunque su debut llegó en Chicago con Madama Butterfly. En 1978 ya dirigió en el Teatro alla Scala, un éxito para un milanés como él Prácticamente, en estos años había conseguido dirigir en los mejores teatros del mundo como director invitado.

Junto a sus direcciones de orquesta también están sus irrupciones en lo que ya es un tema más serio como la dirección musical y artística.Entre 1982 y 1989 dirigió la Deutsches Symphony Orchester Berlin mientras que, por esas fechas(1986-1993) se hizo cargo del Teatro Comunale de Bolonia(vamos, Teatro municipal). Contó con el director milanés como director principal, la Real Orquesta del Concertgebouw entre 1988 y 2004 y emérito. Después de Amsterdam, su destino fue Leipzig, como Kapellmeister de la Gewandhausorchester desde 2005 hasta que termine el próximo año. Leipzig no es una ciudad cualquiera, es la ciudad donde nació Richard Wagner. Una vez terminado su periplo en la ciudad alemana, ya está preparado su regreso a Milán a partir de 2017. Entre 1999 y 2005 ya había dirigido la milanesa Orquesta Sinfónica “Giuseppe Verdi” .Otro lugar a destacar será la Orquesta del Festival de Lucerna y que, en su día, fue dulce retiro de Claudio Abbado, aquel director al que ayudó en 1973.

Obviamente, como todo director de orquesta que se precie con cierto caché, destaca su carrera discográfica, ese legado que dejará a posteriores generaciones con sus grabaciones en las que destaca tanto las óperas como el resto de música clásica en la que se destaca la obra de Gustav Mahler, Anton Bruckner, Brahms, Schumann o Edgar Varèse. Firmó un contrato de exclusividad con la firma británica DECCA con la que ha grabado un buen repertorio.

Terminamos esta entrada con los habituales clásicos. Por un lado, la recomendación a la página que Decca le pone en la web oficial del sello discográfico (http://www.deccaclassics.com/en/artist/chailly/biography) donde, como han leído, tiene un contrato en exclusividad. De ese contrato tenemos, además, unos ensayos enriquecedores con Cecilia Bartoli para la representación de “La cenerentola”, de Rossini. También fue llevada a grabación discográfica.

Atril de honor: Karl Böhm

Karl Böhm, director austríaco que tuvo, en cierto sentido, la mala fortuna de encontrarse en ese olimpo de la dirección musical con otro grande como Herbert von Karajan. Al igual que otros directores de la época y de la zona de influencia germánica, el tema del nazismo influyó en su carrera, incluso en lo relativo al tema de la anexión de Austria en 1938. Fue sometido a un proceso de “desnazificación”y reemprendió, en Argentina, su carrera.Con todo, recondujo su carrera y volvió a tener un nombre en el mundo de la música clásica.

Nacido en Graz a finales del siglo XIX(1894) tuvo que dirigir su carrera hacia el mundo de los abogados pero su vocación estaba ahí y acabó, tras obtener el doctorado para satisfacción de su padre, acudiendo al conservatorio de su ciudad natal y, posteriormente, en Viena. Tras unos pocos años de asistente del director, en 1921 logra su primer trabajo de enjundia en la Bayerische Staatsoper. En 1927 ya era director general musical en Darmstatd y su Staatsochester hasta 1931. Después de este cometido, asumió las mismas funciones en Hamburgo entre 1931 y 1934.Entre ese año 1934 y 1943 fue “Kapellmeister” de la emblemática Sächsische Staatsoper Dresden(Semperoper). Es una época que también será la que marque al joven Böhm. En 1933 ya había dirigido en Viena y, en 1938, en Salzburgo pero la política también asume un rol en su vida, siendo partidario de la anexión de Austria a Alemania. En 1943 dirigía la Staatsoper de Viena.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la desnazificación llevó un tiempo. En 1948 dirigió un Don Giovanni en el milanés Teatro alla Scala. Entre 1950 y 1953 su destino fue el Teatro Colón. En 1954 volvió al Staatsoper de Viena. En 1957, de la mano de Rudolf Bing,consiguió debutar en el Metropolitan Opera House donde se convirtió en un referente en lo relacionado con la música y compositores germanos.En 1962-sorprende la tardanza- debutó también en Bayreuth Festival aunque dirigió varias óperas wagnerianas hasta 1970. En esta última década de su vida destaca la relación con la London Symphony Orchestra como director invitado. Falleció en Salzburgo en 1981.

En su repertorio prevalece básicamente lo germánico: Mozart, sobre todo, pero también destacan ,entre otros, tres nombres importantes como son Ludwig van Beethoven, Richard Wagner y Richard Strauss. Con el compositor muniqués mantuvo una estrecha amistad. También se debe destacar la discografía que inició en 1953 y acabó en 1980 donde acentuó sus preferencias musicales en grabaciones que, algunas, se han considerado como históricas.

Terminamos con una entrevista que realizó en 1976 y que tiene interés por sus comentarios de gran interés. También queremos mostrar la faceta del director de orquesta en un ensayo porque es el único momento en el que podemos captar sus indicaciones verbales a la orquesta.