Atril de honor: Tullio Serafin

Como he hecho en otras ocasiones, recuerdo que mi primer recuerdo de una grabación con Tullio Serafin llegó en los primeros años como aficionado a la ópera. Era una versión memorable de “La forza del destino” con Richard Tucker, Maria Callas y Carlo Tagliabue en los roles principales.Gracias a un documental visionado poco después, supe que hubo una relación profesional muy estrecha entre Maria Callas y Tullio Serafin, hasta el punto de ser el director quién ayudó a la soprano en sus primeros pasos en la lírica. Junto con Arturo Toscanini, comparten una época gloriosa entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Es más, Tullio Serafin llegó a ser asistente del propio Toscanini en el teatro milanés en 1901 y estar en la orquesta dirigida por el director parmesano.

Nacido en Rottanova di Cavarzere , al sur de Venecia, en 1878, emigró a Milán con 11 años, donde estudió en el Conservatorio que, durante su período de instrucción, se pasó a llevar el nombre de Giuseppe Verdi- con gran enojo del compositor que aún estaba vivo en esa época de muy finales del siglo XIX. ALlí estudió para tocar la viola, el violín además de composición.En 1898, con el seudónimo de Alfio Sulterni, dirigió la orquesta en “L’elisir d’amore”.Cuatro años más tarde ya lo hizo con su propio nombre.

Pasó a ser asistente del propio Toscanini a dirigir en los teatros más importantes del mundo, destacando además, la sucesión en el cargo de director musical de la Scala de Milán. Milán, Londres, Turín,París le vieron dirigir las orquestas . Nueva York y su Met tardaron un poco más en verlo, tras llegar en 1924.Tras una década en la ciudad norteamericana, su siguiente destino sería la Ópera de Roma(1934-1943). Fue el encargado de dirigir la orquesta del teatro milanés en el concierto tras la reconstrucción del teatro, que sufrió las consecuencias de la II Guerra Mundial. El año 1947 supuso el encuentro con Maria Callas para llevarla a Verona a interpretar “La Gioconda”. La relación laboral fue importante, reconociéndolo así la propia soprano, que comenzaba a dar sus primeros pasos fuera de Grecia.
Pero no es sólo Maria Callas. Tullio Serafin, debido a su gran labor desde el atril, llegó a dirigir desde Enrico Caruso(1908) hasta Joan Sutherland(1959), con lo que imaginen la inmensa cantidad de artistas que han estado sobre el escenario con él dirigiendo la orquesta.

Aparte de un repertorio de óperas que alcanza los 250 títulos, dirigiendo cerca de cincuenta estrenos de compositores del siglo XX. También fue muy importante su paso por los estudios de grabación, especialmente de EMI, bajo la dirección de Walter Legge, productor de música.Si bien las grabaciones no son tantas en comparación con otros grandes directores, sí es importante la calidad que tiene.

Terminamos esta entrada con un documento en el que vemos al maestro en los ensayos del verdiano “Falstaff” y del que lamento que su sonido no sea algo mejor. Sin embargo, creo que es un curioso documento que se puede entender con cierta facilidad a pesar de estar en italiano.

Atril de honor: Kurt Masur

Si esta sección la iniciamos tras el fallecimiento de Claudio Abbado a comienzos del año pasado, en esta ocasión queremos recordar a un director de orquesta, Kurt Masur, fallecido el pasado sábado en Connecticut a la edad de 88 años. Ya había dejado de dirigir unos años antes cuando la salud le estaba siendo esquiva. Una referencia que lo fue en el atril y fuera de él.

Nacido en Brieg, cuando era Alemania(actualmente, forma parte de Polonia), su camino por la música llegó bien pronto. Su pasión por los instrumentos musicales-entre los que se encuentra el órgano, además del piano o el violoncello-se encontraron con un inconveniente importante como una lesión del meñique. El destino, pues, le llamaba a coger otro camino dentro de la música, el de la dirección de orquesta.Entre 1946 y 1948 pasó por la “Leipziger Mendelssohn Akademie” donde terminó de perfeccionar sus conocimientos musicales. Sus primeros trabajos le llevaron a Halle an der Saale, Erfurt hasta volver a Leipzig. En 1955 y hasta 1958 dirige la Dresdner Philharmoniker, a la que vuelve entre 1967 y 1972 tras Schwerin, la Komischen Oper Berlin y Brasil.

Entre 1970 y 1996 fue Kapellmeister de la Gewandhausorchester, en Leipzig. Insistimos, aparte de Bayreuth, aquí estamos hablando de la tierra natal de Richard Wagner. Después acabó siendo director honorario de la citada orquesta. Durante el período en el que está en Leipzig va a sentir que su vida gira 180º. Admirado por su dirección de orquesta(Premio Nacional de Alemania del Este)y defensor de la figura de Honecker, su vida cambia en 1989 cuando apoyó unas manifestaciones por el arresto de un músico callejero. Afortunadamente para él, el régimen y la propia RDA se extinguieron más pronto de lo debido, porque su destino bien pudo haber sido otro.Ya la parte final de este período ya lo hizo en la actual Alemania tras la reunificación.

Con la Alemania abierta, llegó 1991 y su contratación para dirigir la Orquesta Filarmónica de Nueva York, la que dirigió poco más de una década, en la que resalta haber sido el director de orquesta que dirigió el homenaje a las víctimas del atentado del 11-S. Un período de once años que han sido, generalmente ensalzados. En el año 2000, se convirtió en Director principal de la Orquesta Filarmónica de Londres hasta 2007 y, al mismo tiempo, Director Musical de la Orquesta Nacional de Francia.

Como era de esperar, su repertorio ha tendido hacia la música germánica(Beethoven, Bach, R.Strauss, Brücker,Wagner,Liszt,Brahms,Bruch,Mendelssohn, Schubert, Schumann), centroeuropea(Janá?ek , Dvo?ák) y rusa(Mussorgsky, Prokofiev,Schostakowitsch,Tschaikowski)

Terminamos esta entrada con un “clásico” de los últimos tiempos. Una entrevista que Bruce Deffie le realizó y donde se pueden leer sus planteamientos sobre las grabaciones vs. interpretaciones en vivo, sobre los ensayos, sobre su forma de entender la música y consejos para nuevos directores de orquesta. Traducción