Atril de honor: Veronika Dudarova

Últimamente están empezando a aparecer en los podios de orquestas sinfónicas algunas mujeres, siendo la más nombrada Alondra de la Parra, directora mexicana, pero que ya va abarcando su puesto entre los futuros grandes directores de orquesta. Hay que mirar atrás en el tiempo para encontrar a una de las primeras mujeres que fue directora de orquesta: la rusa Verónica Dudarova, que subió al podio. Otra compatriota la secunda: Camila Kolchinsky .Ellas abrieron una puerta que, como comentamos, ha permitido la entrada de mujeres a esta parte del mundo musical que parecía más difícil de acceso.Contemporánea en edad,Ortrud Mann en Suecia también comenzó a aparecer a mediados de la década de los cuarenta del siglo pasado.

Verónica Dudarova nació en Bakú en 1916 pero su talento musical cuando era pequeña la llevó desde la escuela musical de Bakú hasta San Petersburgo(entonces Leningrado) para estudiar piano y a la capital de la URSS, Moscú para los estudios de dirección de orquesta.

Entró en 1947 como directora asociada en la Orquesta Sinfónica Estatal de Moscú, nada más graduarse.Desde 1960, cuando cogió el cargo principal, hasta 1989 estuvo dirigiendo a dicha orquesta. Dos años después, tras una breve estancia en Estambul, volvió a Moscú para dirigir la novedosa Orquesta Sinfónica de Rusia tras la desmembración y desaparición de la URSS en 1991. Desde ese año hasta 2003 estuvo en esta orquesta.

Entre sus menciones, está el nombramiento como Artista del Pueblo en 1977 pero también el hecho histórico de su más de cuarto de siglo dirigiendo la mencionada Orquesta Sinfónica Estatal de Moscú, donde entró con el resquemor del algunos miembros de la orquesta en 1947 y se prolongó, como directora principal, durante 29 años.También destacó porque llevó la música de los compositores rusos, conocidos y desconocidos, durante las giras que llevó a cabo. En el vídeo siguiente, veremos que no es ella quien dirige…sino el nombre del concurso de dirección de orquesta(en este caso, tercera edición) y la presencia de otra joven directora Inna Erhan.

Terminamos esta entrada con un vídeo quizás algo sobrecogedor porque es el que se dedicó tras su fallecimiento y que lo he escogido porque, entre las imágenes emitidas se ve su pasado, sus hitos. A su vez, le recomendamos que puedan ver algunas de sus direcciones de orquesta con obras de gran belleza dentro del repertorio ruso.

Atril de Honor: Valery Gergiev

Valery Gergiev es uno de los máximos exponentes de la dirección musical rusa y, por tanto, uno de sus “embajadores”, donde ha llevado la música de su país a otros teatros. Nacido en Moscú en 1953, sus primeros pasos por la música llegaron con el aprendizaje del piano y, sobre todo, de la dirección musical ya en San Petersburgo(en su momentos, Leningrado), en el Conservatorio. Después de ganar varios concursos de dirección musical lograba ser director asistente en la Kirov Opera(que luego recuperaría su nombre de Mariinsky Opera, el que tuvo entre 1860 y 1920) bajo la dirección de Yuri Temirkanov. Entre 1981 y 1985 fue director principal de la Orquesta Estatal de Armenia. En 1988, volvió al Kirov como director artístico y,desde 1996, también director general. A través del Mariinsky ha logrado acuerdos

Su trayectoria internacional comenzó en 1991 con la Bayerische Staatsoper, la compañía de ópera en Munich dirigiendo un Boris Godunov.En San Francisco fue “Guerra y paz”, de Prokófiev en el mismo año. Aparte del Mariinsky, al que hemos mencionado antes, estuvo en Rotterdam con la Orquesta Filarmónica entre 1995 y 2008, donde se generó un Festival Gérgiev(http://www.gergievfestival.nl/) durante su estancia y que aún sigue vigente. Fue invitado a dirigir al Metropolitan neoyorquino en 1997. Desde 2007 es director principal de la Orquesta Sinfónica de Londres hasta 2017, donde ya había actuado como director invitado en varias ocasiones. Desde este año ya es director principal de la Orquesta Filarmónica de Munich. Una trayectoria que aún está sin terminar y que seguirá llevando la música rusa a lo largo del mundo.

Una de las aportaciones que va a dejar como legado, Gergiev es la discografía generadaa partir del teatro, lo que permite extender el repertorio ruso- aparte de obras clásicas-, aparte de la propia generada por el propio director con otras casas discográficas como Decca. Philips o Deutsche Grammophon. Otra aportación importante es la relavancia que le da a la educación musical de los más jóvenes con conciertos de abono para estos colectivos. También ha dado cancha a un arte que en Rusia está más valorado, el ballet.

Terminamos esta entrada dedicada al director Valery Gergiev con la clásica recomendación de una web oficial y un vídeo diferente a los habituales. En esta ocasión, en la red no se ha encontrado una web expresamente dedicada al director pero sí una excelente sección dentro de una página muy digna como es la de la Fundación Mariinsky de América (http://mariinsky.us)que, además, nos permite informarnos en castellano e inglés.El vídeo es un pequeño documental de unos pocos minutos en el que podemos ver la vida en un día del director ruso.