Momentos memorables: Vecchia zimarra, senti

Quizás sea, para muchos, una aria poco agradable de la ópera de Giacomo Puccini, “La bohème”. Dista de la belleza de las arias del primer acto, la divertida escena del segundo acto-porque prácticamente así lo contempló el compositor con su inicio(llegada de los personajes al café Momus)-desarrollo(velada y llegada de Musetta) y fin(salida del café Momús aprovechando la marcha militar)- y la intensidad del acto III. El acto IV que, a su vez, tenía su parte melancólica, divertida(recordando la actitud desprendida de los cuatro bohemios en el primer acto) y…el drama de la llegada de una Mimì, enferma. Ellos, bohemios…pero pobres, se sienten apenados por la situación que tienen y que ven imposible para curar a su querida Mimì(tanto Rodolfo por el amor que tuvieron, como los demás por ser amigos de ella). Esta aria, a mi parecer, explica el verdadero valor del verismo, esas pequeñas cosas como el dolor de Colline, que se desprende de su abrigo para empeñarlo y lograr algún dinero para ayudar en la triste situación. En sí, un gesto de generosidad.

Musicalmente, destacaría ese canto pausado en el que el personaje, interpretado por una voz de bajo, debe ir dejando sacar todo ese sentimiento como si el dolor por Mimì. Un doloroso pesar que le va llegando al alma hasta culminar con ese Addio final en el que Colline se vacía y que se percibe en que la interpretación apenas se mueve en una pocas notas pero suficientes para también dejar un poso de sentimiento.El acompañamiento orquestal nos deja primero una cesión de protagonismo al personaje. Así, destacar el uso de las trombas en un momento determinado para acentuar una frase(“mai non curvasti il logo ai ricchi ed ai potenti”…Jamás encorvaste la espalda
ante el rico y el poderoso), el arpa deja su impronta final en un acorde culminando también el “addio”, el timbal que va apareciendo puntual pero convenientemente para ir acentuando el sentir de Colline.

COLLINE

Vecchia zimarra, senti,
io resto al pian, tu ascendere
il sacro monte or devi.
Le mie grazie ricevi.
Mai non curvasti il logoro
dorso ai ricchi ed ai potenti.
Passar nelle tue tasche
come in antri tranquilli
filosofi e poeti.
Ora che i giorni lieti
fuggir, ti dico: addio,
fedele amico mio.
Addio, addio.

Momentos memorables: Vals de Musetta

No vamos a negar una cosa obvia, pero escuchar una ópera como “La bohème”(para mí, una de las imprescindibles cuando se comienza en este mundo lírico) permite encontrarse con bellos fragmentos con facilidad pasmosa, donde la melodía es tan importante como la voz del cantante pero que, en ocasiones, hace que uno se sienta, seamos realistas, con una sonrisa en la boca y una música inolvidable. Lo que hoy vamos a comentar es el célebre “Vals de Musetta”, en el acto II en lo que es la primera interpretación del personaje. Musetta es una mujer aparentemente frívola y “libre” aunque, al final de la ópera, nos muestra su piedad y su gran corazón.Fue la amante de Marcello, el pintor, vuelve a él después de esta escena que vamos a explicar y, luego, en el acto III, se vuelven a disgustar en lo que es, sin duda, un auténtico tiovivo de emociones. Aquí, como hemos comentado, es una escena de martilleo a Marcello, que la había despreciado nada más llegar ella al Café Momus(donde se desarrolla el acto II de esta ópera).

Si tiene algo de memorable, aparte de la voz de la cantante (y si es posible de su interpretación en el escenario para no caer en excesos del personaje), es la melodía que acompaña a la escena a ritmo de vals lento y en el que los roles importantes de la orquesta será el arpa(especialmente, a partir de “Ed assaporo allor la bramosia”), los violines al comienzo con “gracia y elegancia” mientras que el ritmo de vals lo aportan, al principio, la flauta y clarinete.Una de las claves del éxito de este fragmento es, sin duda, cómo envuelve la orquesta al personaje de Musetta creándole esa atmósfera parisina tan propia.

Aquí,no quiero dejar de pensar en Puccini. Archisabido era que le gustaba el detalle musical, no voy a negar que ese “valse musette”, que ya existía en el siglo XIX inspira a Puccini para darle la posibilidad de hacer interesante este personaje.

Escena: Vals de Mussetta

MUSETTA

Quando men vo soletta
per la via, la gente sosta e mira
e la bellezza
mia tutta
ricerca in me da capo a pie’…

MARCELLO
(a sus amigos, de forma enojada)
Legatemi alla seggiola!

ALCINDORO
Quella gente che dirà?

MUSETTA
… ed assaporo allor la bramosia
sottil, che da gli occhi traspira
e dai palesi vezzi intender sa
alle occulte beltà.

Così l’effluvio del desìo
tutta m’aggira,
felice mi fa! felice mi fa!

ALCINDORO
(abochornado)
(Quel canto scurrile
mi muove la bile!)

MUSETTA
(A Marcello)
E tu che sai, che memori e ti struggi
da me tanto rifuggi?
So ben: le angoscie tue
non le vuoi dir,
ma ti senti morir!

MIMÌ
(a Rodolfo)
Io vedo ben…
che quella poveretta,
tutta invaghita di Marcel,
tutta invaghita ell’è!

Momentos memorables: O Mimì, tu più non torni

La Bohème, la ópera que compuso Giacomo Puccini y estrenada 1896, tiene gran cantidad de grandes momentos que, en esta página, hemos ido comentando. Uno de esos instantes inolvidables es este inicio del acto IV desde que se levanta el telón, mostrándonos el mismo escenario del primer acto, hasta que irrumpen los amigos Schaunard y Colline en escena. Durante ese tiempo, Marcello y Rodolfo se pican sobre la supuesta fortaleza que tienen en su nueva situación de “solteros”. Rodolfo ya no ve a Mimì y Marcello tampoco a Musetta. El recuerdo de ese pasado de amor y felicidad nos traen a dos jóvenes sin esa “coraza” sino meláncolicos. Las echan de menos, más en el caso de Rodolfo porque su “ruptura” fue más dolorosa por la enfermedad de la joven enamorada, y eso se refleja en el sentir de ambos . Ese toque íntimo volverá a irrumpir al final de la ópera cuando llegue el reencuentro de Mimì y Musetta con ambos en un ambiente más triste en la buhardilla donde están viviendo los dos bohemios.

En sí, sería difícil comentar una escena como ésta sin incidir en esas tres momentos claves: el diálogo inicial, el comienzo en sí de ese dueto(O Mimì, tu più non torni) donde cada uno de ellos muestran sus sentimientos hacia las que fueron sus parejas y, por último, cuando Rodolfo encuentra el sombrerito que le regaló a Mimì en el segundo acto, cuando iban en dirección al Café Momus y que le despierta un amargo recuerdo de amor perdido, corazón muerto por la ausencia(Ven a mi corazón, sobre este corazón que ha muerto, cuando ha muerto el amor…). Por cierto, el sombrerito va a estar ahí: cuando es regalado, cuando Mimì le dice que se lo puede quedar como recuerdo de amor(acto III) y cuando la joven, ya enferma de muerte, lo reconoce(hacia el final de la ópera) y quiere recordar con Rodolfo esos bonitos momentos de amor.

Aparte del vídeo que va con esta entrada, os sugiero pulsar este enlace donde se podrá ver a dos grandes de la escena, Luciano Pavarotti(Rodolfo) y Plácido Domingo(Marcello) en la celebración del 25º Aniversario del Metropolitan en su actual ubicación(1991) cuando estaba aún reciente el éxito de los Tres Tenores en Caracalla un año antes.

Escena: In un coupé?…O Mimì, tu più non torni.

MARCELLO
(continuando il discorso)
In un coupé?

RODOLFO
Con pariglia e livree.
Mi salutò ridendo.
To’, Musetta! Le dissi:
e il cuor?
“Non batte o non lo sento
grazie al velluto che il copre”

MARCELLO
(sforzandosi di ridere)
Ci ho gusto davver !

RODOLFO
(fra sè)
Loiola, va! Ti rodi e ridi.

(Ripiglia il lavoro.)

MARCELLO
(Dipinge a gran colpi di pennello.)
Non batte? Bene!
Io pur vidi…

RODOLFO
Musetta?

MARCELLO
Mimì.

RODOLFO
(Ardentemente, smette di scrivere.)
L’hai vista?

(Fingendo noncuraza)

Oh, guarda!

MARCELLO
(Smette il lavoro.)
Era in carrozza
vestita come una regina.

RODOLFO
(allegramente)
Evviva ! Ne son contento.

MARCELLO
(fra sè)
Bugiardo, si strugge d’amor.

RODOLFO
Lavoriam.

MARCELLO
Lavoriam.

(Riprendono il lavoro, ma subito
gettano penne e pennello)

RODOLFO
(Getta la penna)
Che penna infame!

(sempre seduto e molto pensieroso.)

MARCELLO
(Getta il pennello.)
Che infame pennello!

(Guarda fissamente il suo quadro, poi
di nascosto da Rodolfo estrae dalla
tasca un nastro di seta e lo bacia.)

RODOLFO
(Fra sè)
Oh, Mimì tu più non torni.
Oh, giorni belli,
piccole mani,
odorosi capelli,
collo di neve! Ah! Mimì,
mia breve gioventù!

MARCELLO
(Fra sè. Ripone el nastro ed
osserva di nuovo il suo cuadro)
Io non so come sia
che il mio pennello
lavori ed impasti
colori contro la voglia mia.

RODOLFO
…collo di neve! Ah! Mimì,
mia breve gioventù!

MARCELLO
Se pingere mi piace
o cieli o terre
o inverni o primavere,
egli mi traccia due pupille nere
e una bocca procace,
e n’esce di Musetta
e il viso ancor…

RODOLFO
(Dal cassetto del tavolo leva la
cuffietta di Mimì).
E tu, cuffietta lieve,
che sotto il guancial
partendo ascose,
tutta sai la nostra felicità,
vien sul mio cuor!
Sul mio cuor morto,
poichè morto amor.

MARCELLO
E n’esce di Musetta
il viso tutto vezzi e tutto frode.
Musetta intanto gode
e il mio cuor vil…
la chiama e aspetta il vil mio cuor…

Momentos memorables: Che gelida manina

Che gelida manina es de esas arias que logran llegar hasta el corazón con una melodía sencilla, íntima; el poeta bohemio logra conquistar a su vecina Mimì …y también a los espectadores de “La bohème”, de Giacomo Puccini. Aunque es una de las más populares entre los aficionados a la ópera, quizás es la que menos ha trascendido en comparación con otras grandes arias que compuso, por ejemplo, el mismo Puccini para otras óperas. Es más, el “Sì, mi chiamano Mimì”, que interpreta la soprano nada más terminar la aria de Rodolfo, suele ser más interpretado en esas galas que pretenden acercar más público a la ópera. El argumento es el siguiente en ese momento de la aria. Rodolfo es un escritor bohemio que vive con un pintor(Marcello), un filósofo(Colline) y un músico(Schaunard) en un pequeña buhardilla de Montmartre. Cuando sus compañeros marchan camino del Café Momus(ubicación que será del segundo acto), recibe la visita de su vecina Mimì. Cuando está a punto de salir por la puerta de la buhardilla, Mimì se da cuenta que no encuentra la llave para volver a su casa. Los dos se ponen a buscar a oscuras porque las velas se apagan. A la luz de la luna, Rodolfo topa con la mano de Mimì. Está fría…pero es el momento en que la coge con todo el cariño de la juventud.

Esta aria nos trae, en sí, el recuerdo de la primera vez que queríamos conquistar el corazón de otra persona. Muy distante a ese “La cì darem la mano” de hace dos semanas, “Che gelida manina” nos acerca, con toda la carga poética, ese momento dulce de seducción en el que la palabra es la clave para el amor. Aunque el inicio tímido no parece vacticinar nada, el verdadero momento de esta aria es cuando se presenta como poeta, soñador que ha visto renacer una gran esperanza nada más aparecer ella por la puerta pero explicado de la manera más encantadora posible. Todo ello con un rol, especialmente importante en la parte final(Talor dal mio forziere), del arpa como conductor de las emociones de Rodolfo cuando le dice a Mimì lo que le ha supuesto su presencia nada más entrar por la puerta. Es una aria encantadora que quedará impresa nada más escucharla.

Aria: Che gelida manina

RODOLFO
(tenendo la mano di Mimì, con
voce piena di emozione)
Che gelida manina!
Se la lasci riscaldar.
Cercar che giova?
Al buio non si trova.
Ma per fortuna
è una notte di luna,
e qui la luna l’abbiamo vicina.

Aspetti, signorina,
le dirò con due parole
chi son, che faccio e come vivo.
Vuole?

Chi son? Sono un poeta.
Che cosa faccio? Scrivo.
E come vivo? Vivo.
In povertà mia lieta
scialo da gran signore
rime ed inni d’amore.
Per sogni, per chimere
e per castelli in aria
l’anima ho milionaria.
Talor dal mio forziere
ruban tutti i gioielli
due ladri: gli occhi belli.
V’entrar con voi pur ora
ed i miei sogni usati
e i bei sogni miei
tosto son dileguar!
Ma il furto non m’accora,
poiché vi ha preso stanza
la dolce speranza!
Or che mi conoscete,
parlate voi. Deh, parlate.
Chi siete?
Via piaccia dir?

La Boheme en película – Dornhelm

La Boheme, de Giacomo Puccini
Film de Robert Dornhelm – 2008

Anna Netrebko
Rolando Villazon
Nicole Cabell
Boaz Daniel
Stephane Degout
Vitaly Kovalev

Chorus of the Bayericher Rundfunk
Children’s chorus of the Staatstheatre am Gartnplatz, Munich
Bavarian Radio Symphony Orchestra
Conductor: Bertrand de Billy