Voces magistrales: Agnes Baltsa

Siempre que se puede, quiero dejar un breve comienzo personal sobre un cantante, un fragmento o la historia de una ópera. En este caso, Agnes Baltsa fue la primera “Carmen” que escuché.Aquella versión con José Carreras y José Van Dam, bajo la dirección de Herbert von Karajan.En ese momento, es cuando supe(y bien pronto,porque fue una de las primeras óperas que escuché) que había una mezzosoprano que tenía esa voz tan personal y de presencia notable.

Agnes Baltsa, mezzosoprano griega, nace en 1944 en la isla de Leukas. Con apenas seis años se decantó por el piano pero su camino hacia el canto no tardaría en llegar y fue en 1958, cuando estudió en Atenas, en el conservatorio nacional, donde se graduó con 21 años. Su siguiente paso ya sería Munich, con una beca de la fundación Maria Callas, además de Francfort posteriormente.

Dos directores forman parte de la historia de Agnes Baltsa: Christoph von Dohnanyi, quién la escuchó en el debut en Francfort en el rol de Cherubino en “Las bodas de Fígaro” y, sobre todo, Herbert von Karajan, con el que consiguió ser habitual en el festival de Salzburgo. Fue nombrada en 1980 como “Kammersängerin” en Viena. Su amplio recorrido a lo largo de estos años ha sido producto de una buena gestión de la voz de la cantante, declinando papeles en determinados momentos y asumiéndolos posteriormente.

Aunque tiene un amplio repertorio en el que destacan los roles belcantistas y mozartianos, hay un rol que destaca por encima de todos. Ese es, sin duda, “Carmen”. Un papel en el que se ha encarnado en numerosas ocasiones y que encontró, en José Carreras, el mejor Don José. Tampoco no se debe olvidar sus interpretaciones de Richard Strauss(desde el Octavian de “El caballero de la rosa” hasta Elektra, uno de los últimos papeles interpretados).Tampoco se olvida de la música sacra y la popular griega.


De su discografía y videoteca destaca, como dijimos su rol de Carmen pero no hace olvidar otros tantas grabaciones de ópera como recopilatorios.Aparte de sus roles operísticos, recitales destaco una intervención en el cine. Era una película llamada “Duett“,en 1992, donde ella lleva a cabo el papel de una cantante de ópera. Al igual que Maria Callas con Medea, Baltsa probó en el cine normal.

Atril de honor: Tullio Serafin

Como he hecho en otras ocasiones, recuerdo que mi primer recuerdo de una grabación con Tullio Serafin llegó en los primeros años como aficionado a la ópera. Era una versión memorable de “La forza del destino” con Richard Tucker, Maria Callas y Carlo Tagliabue en los roles principales.Gracias a un documental visionado poco después, supe que hubo una relación profesional muy estrecha entre Maria Callas y Tullio Serafin, hasta el punto de ser el director quién ayudó a la soprano en sus primeros pasos en la lírica. Junto con Arturo Toscanini, comparten una época gloriosa entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Es más, Tullio Serafin llegó a ser asistente del propio Toscanini en el teatro milanés en 1901 y estar en la orquesta dirigida por el director parmesano.

Nacido en Rottanova di Cavarzere , al sur de Venecia, en 1878, emigró a Milán con 11 años, donde estudió en el Conservatorio que, durante su período de instrucción, se pasó a llevar el nombre de Giuseppe Verdi- con gran enojo del compositor que aún estaba vivo en esa época de muy finales del siglo XIX. ALlí estudió para tocar la viola, el violín además de composición.En 1898, con el seudónimo de Alfio Sulterni, dirigió la orquesta en “L’elisir d’amore”.Cuatro años más tarde ya lo hizo con su propio nombre.

Pasó a ser asistente del propio Toscanini a dirigir en los teatros más importantes del mundo, destacando además, la sucesión en el cargo de director musical de la Scala de Milán. Milán, Londres, Turín,París le vieron dirigir las orquestas . Nueva York y su Met tardaron un poco más en verlo, tras llegar en 1924.Tras una década en la ciudad norteamericana, su siguiente destino sería la Ópera de Roma(1934-1943). Fue el encargado de dirigir la orquesta del teatro milanés en el concierto tras la reconstrucción del teatro, que sufrió las consecuencias de la II Guerra Mundial. El año 1947 supuso el encuentro con Maria Callas para llevarla a Verona a interpretar “La Gioconda”. La relación laboral fue importante, reconociéndolo así la propia soprano, que comenzaba a dar sus primeros pasos fuera de Grecia.
Pero no es sólo Maria Callas. Tullio Serafin, debido a su gran labor desde el atril, llegó a dirigir desde Enrico Caruso(1908) hasta Joan Sutherland(1959), con lo que imaginen la inmensa cantidad de artistas que han estado sobre el escenario con él dirigiendo la orquesta.

Aparte de un repertorio de óperas que alcanza los 250 títulos, dirigiendo cerca de cincuenta estrenos de compositores del siglo XX. También fue muy importante su paso por los estudios de grabación, especialmente de EMI, bajo la dirección de Walter Legge, productor de música.Si bien las grabaciones no son tantas en comparación con otros grandes directores, sí es importante la calidad que tiene.

Terminamos esta entrada con un documento en el que vemos al maestro en los ensayos del verdiano “Falstaff” y del que lamento que su sonido no sea algo mejor. Sin embargo, creo que es un curioso documento que se puede entender con cierta facilidad a pesar de estar en italiano.

Sobre la ópera:El cine II

Para esta segunda entrada sobre el cine y la ópera vamos a tratar sobre las películas relacionadas con cantantes o compositores. Una vez más, posiblemente, me deje algunas en el tintero pero espero haber acertado con las obras. En esta ocasión, las dividiré por grupos:compositores y cantantes

Compositores. Sin duda, una película que sería de obligado visionado, si no se ha hecho ya, es “Amadeus”, de Milos Forman sobre el genial Mozart. Aparte de detalles determinados, destaca el cuidado en algunos detalles(). Fue, para muchos, un “bautizo” musical. Otra obra, más difícil de encontrar pero considerablemente interesante, es la serie “Verdi”, producida en 1982, cuyos siete episodios los pude ver recientemente y que aportan anécdotas curiosas más allá de los fragmentos conocidos. Beethoven nos aporta dos películas, una sobre su último año de vida(Copying Beethoven ) y otra sobre su vida, con Gary Oldman(Immortal beloved) como las más destacadas. En sí, quién más y quién menos, tiene su bio-pic(Rossini, Donizetti, Wagner, Puccini…)
Uno de los problemas es que, a veces, el tema es tan específico que sólo se orientaron a la televisión y sin muchas pretensiones de audiencia. Ilustramos esta parte con el “Sueño de Bizet”

Cantantes En este apartado, estamos en la misma línea que los compositores. Nos encontramos con unos pocos films que han tenido más o menos éxito y luego una vasta relación de otras teleseries que costó sangre y sudor sacarlas, en algunas ocasiones, desde la BBC, de los pocos canales que sí le ha dado cierta cancha. Si hay una película que me encanta y que merece un pequeño hueco es “El gran Caruso”, para lucimiento de Mario Lanza, actor y cantante norteamericano() . Hizo otras películas más pero en las que contaba pero destaco la de Caruso como “representativa”. Luciano Pavarotti interpretó el personaje de Giorgio Fini en “Sí, Giorgio”, película que no destacaría por su argumento y sí por las interpretaciones que realizó el gran tenor de Módena. Gerard Corbiau dirigió “Farinelli”, un acercamiento al mundo de los cantantes “castrati”, muy conocidos por su voz en el siglo XVIII. Una llamativa María Callas interpretó el papel de Medea, escrito por Pier Paolo Pasolini en 1969…sin cantarlo, pues no era la ópera, pero sorprendió que el director de cine italiano le confiara el papel fundamental. Para terminar y siguiendo con Maria Callas,os mostramos una de las películas “Callas Forever” y que fue emitida en 2002.Sin olvidar que Meryl Streep versionará una obra de teatro llamada “Master class”, sobre las clases maestras que realizó Maria Callas a comienzos de la década de los setenta en la Juillard School.

Para terminar, una película curiosa dedicada a la familia Ricordi, la “DECCA” o la “Deutsche Grammophon” de la época. No nos olvidemos que, hasta que se inventaron los medios que permitieron popularizar la música, la única opción era contar con la partitura.Desde comienzos del siglo XIX contó con los mejores compositores y, por ende, cierta “exclusividad” de éstas. A mediados del siglo pasado ya contó con su propio sello discográfico.

Voces magistrales: Tito Gobbi

“Pienso y creo que mi deber sea transferir a las jóvenes generaciones aquello que he tenido la fortuna de aprender en 40 años de carrera”.

“No pienso que el tesoro de experiencias que he acumulado deba desaparecer conmigo(cuando muera)”.

Estas dos frases que aparecen en la cabecera de laweb Asociación Musical Tito Gobbi, reflejan un pensamiento que se concretó en sus últimos años de vida. Nunca he negado que si hay un apartado que me encanta de aquellos que se dedican a la música es su interés por formar nuevas generaciones. Así lo he reflejado al final de los artículos dedicados a esos cantantes para insistir que es algo positivo que hay que hacer.

Respecto a Tito Gobbi, aparte de un extenso repertorio, se le recuerda como el tercer miembro discográfico de la “sociedad” Maria Callas-Giuseppe di Stefano. Son varias las versiones en las que se encuentran los tres.El barítono italiano nació en 1913 en un pequeño municipio a 80 kilómetros de Venecia. A la par que estudió derecho se interesó por el canto, gracias a una persona que le recomendó dedicarse a cantar.En 1935 debutó en Gubbio con el papel de Rodolfo en “La sonnambula”, venció un concurso e canto y comenzó a crecer su fama, especialmente en el territorio transalpino y sus teatros como la Fenice, Roma, Scala de Milán,etc.

En 1947 empezó a perfilar su prestigio fuera de Italia, comenzando por Estocolmo y ya cantando en los grandes teatros a lo largo de la siguiente década. Una enumeración sería insuficiente para abarcar los cerca de 130 personajes que llegó a interpretar en las tablas o delante de micrófonos en un estudio. A pesar de todo, su carrera estuvo muy ligada a la de Maria Callas en lo profesional.Versiones discográficas pero, sobre todo, las representaciones de Tosca en las que Gobbi llevaba a cabo un perfecto barón Scarpia.

Además de cantar, grabar versiones discográficas, Gobbi resaltó en su faceta de director de escena entre mediados de la década de los sesenta hasta comienzos de los ochenta.Su vasto repertorio le lleva por el verista(en el caso de Puccini, llevó adelante el rol de Scarpia en casi un millar de representaciones) , verdiano, clásico, barroco,francés, alemán. Abarcó también el oratorio, el lied,etc.

Terminamos esta entrada con otra faceta habitual en los cantantes como era la canción popular, las napolitanas. En esta caso, es de una película italiana “Follie per l’opera”, de 1948 en el que también aparecían otros cantantes de la época como Tito Schipa,Maria Caniglia o Beniamino Gigli. En este caso, es la napolitana “Dicintello vuie”.También se une su faceta en el cine).

Voces magistrales: Giuseppe di Stefano

Se le consideró como el “tenor de la Callas”. Las grabaciones de diferentes óperas con la soprano griega y el hecho de haber sido el único cantante que, prácticamente, la acompañó en aquellos conciertos finales. A pesar de las críticas recibidas y los aplausos del público, dichos recitales se realizaron para evitar que una de las grandes cantantes de la ópera no se apagara de forma tan drástica…pero no su muerte tan solitaria.

Di Stefano nació en 1921 en Catania pero a los seis años llegó a Milán por cuestiones laborales paternas. Cuestión del destino era porque en la ciudad lombarda, pocos años después, se encuentra con Danilo Fois que logra encaminarlo por el mundo de la lírica, ayudándolo a pagar las primeras clases de canto. La segunda guerra mundial paraliza su trayectoria de canto. Enrolado en el ejército italiano, tuvo la suerte de su parte cuando se le ayudó a no estar en el frente. Los últimos años de la guerra los pasó en Suiza.

En 1946, en Reggio Emilia, debuta como Des Grieux en la ópera de Jules Massenet “Manon”. Ese rol lo llevará a cabo en su primera intervención en algunos teatros como el Gran Teatre del Liceu o la Scala de Milán.

En 1951, con “La traviata”, se encuentra con María Callas. Prácticamente, su carrera se desarrolla espectacularmente durante la década de los 50.En 1963, tuvo su primer problema de voz. Prácticamente, se puede decir que fue el inicio del declive del tenor siciliano. También él se fue adaptando a su situación, fue reduciendo presencia gradualmente en los teatros y aumentando recitales. Incluso, como anécdota, apareció en un festival como era San Remo en 1966.

Recitales, enseñanza de canto fueron sus dos caminos tras dejar los escenarios. Aunque consta que su última intervención fue en 1992 como emperador en Turandot, realmente, hacía tiempo que su presencia era nula sobre las tablas. En 2008 fallecía en Milán tras un ataque salvaje que sufrió en Kenia, donde tenía establecida su residencia. Dejó una intensa discografía en el que destacó sus grabaciones junto a María Callas(y también un tercero como era Tito Gobbi) y reconocimientos varios.

Momentos memorables: Vissi d’arte

Antes de comenzar, les comento que he cambiado lo de arias memorables por momentos para poder así disfrutar de otros tantos bellos instantes que nos da la ópera: oberturas, coros, intermezzos que, considero, merecen estar en este sitio.

Y ahora vamos con esta aria de la ópera Tosca, de Giacomo Puccini.Emplazada en el segundo acto, llega en un instante crítico para el personaje que la soprano representa: Floria Tosca se va a ver forzada a estar con el cruel y temible Barón Scarpia, jefe de la policia romana, para salvar de la cárcel a su amado Mario Cavaradossi, acusado de complice a la hora de esconder a Angelotti. Es más, en un momento anterior al aria, el perverso Scarpia le hace ver que el patíbulo(“Là, si drizza un patibolo“) ya está presto para llevar a cabo la ejecución. Floria no puede más. Arrodillada empieza a lamentar esta terrible prueba que el Señor le hace pasar: ella, pía;ella, generosa se pregunta cómo le puede recompensar así sus actos de caridad y bondad. Estremecedora, recalco esa expresión dolorida en ese Nell’ora del dolore, perché, perché Signore, perché me ne rimuneri così? que, en su repetición final, es más desgarradora…y bella.

Aria: Vissi d’arte

Vissi d’arte,
vissi d’amore,
non feci mai male ad anima viva!…
Con man furtiva
quante miserie conobbi, aiutai…

Sempre con fe’ sincera,
la mia preghiera
ai santi tabernacoli salì.
Sempre con fe’ sincera
diedi fiori agli altar.

Nell’ora del dolore
perché, perché Signore,
perché me ne rimuneri così?

Diedi gioielli
della Madonna al manto,
e diedi il canto agli astri,
al ciel, che ne ridean più belli.

Nell’ora del dolore, perché,
perché Signore, perché
me ne rimuneri così?