Momentos memorables: Sì, fino all’ore estreme

Es “Norma” una de las obras capitales del belcantismo, también la más conocida de Vincenzo Bellini. Estrenada en 1831, cuenta con su escena más famosa, la aria “Casta diva“. Con todo, tiene otros momentos de gran calidad músical y argumental.Porque, a mi parecer, esta ópera es intensa en las relaciones personales: un triángulo amoroso(Norma-Pollione-Adalgisa), unos hijos prohibidos que Norma tuvo con Pollione- ahora interesado por Adalgisa-, un padre(Oroveso) que debe hacer tripas corazón y aceptar esos hijos cuando llegue el extremo sacrificio de Norma. Esta escena que van a ver forma parte de un dúo mayor del acto II que aquí invito ver, pero que es la gran culminación. Adalgisa, con remordimiento, intenta reconducir su amistad con Norma, buscando interceder ante Pollione y renunciar a él.Norma, que ha estado a punto de matar a sus hijos, quería que ella se los llevara a Roma pero, al final, cede a los deseos de amistad de Adalgisa.

Esta parte final del dúo tiene, sin duda, el encanto de dos voces casi al unisono como símbolo de dos personas que acaban llevándose bien tras la “tormenta”. Sin duda, la belleza del fragmento lo aportan las voces de la soprano(Norma) y la mezzosoprano*(Adalgisa) y que, sin los lujos del belcanto, de la coloratura emblemática, crean un atmósfera de complicidad de ambas que acaba imponiéndose a la melodía establecida por Bellini. Especialmente interesante es ese pequeño tramo en el que Adalgisa sigue a Norma(“Teco del fato all’onte”) y que vuelve a confluir ambas en ese “sul mio cor” y que, por especial tiene la frase “ferma opporrò la fronte” mientras se va descendiendo a un nivel más grave” por parte de Norma y luego Adalgisa.
———

* El rol de Adalgisa es llamativo porque es difícil averiguar qué voz suele llevarlo a cabo: en principio, se le atribuyó el de soprano pero también hubo una tendencia a ser interpretado por una mezzosoprano, eso sí, con facilidad de poder llegar a ciertos agudos.

Dúo final

NORMA ED ADALGISA
Sì, fino all’ore estreme
Compagna tua m’avrai.
Per ricovrarci insieme
Ampia è la terra assai.
Teco del fato all’onte
Ferma opporrò la fronte,
Finchè il tuo core a battere
Io senta sul mio cor, ecc.
Ah! sì. Fino all’ore estreme, ecc.

 

<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/MobCesfhkds” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

Momentos memorables: Credeasi misera

Posiblemente, y con motivo, sea la escena de “I puritani” que más esperen los aficionados a la ópera cuando se representa esta ópera de Vicenzo Bellini. A la belleza de una representación- si no se desvía mucho de la lógica teatral- en la que todos los personajes desplegan sus mayores dotes interpretativos, se añade la complejidad de uno de esos momentos en el que el tenor se juega el prestigio, pasar a la historia por la capacidad de emitir un Fa5(recordemos que el famoso “do de pecho”, cuya técnica aportó Gilbert Duprez en 1835, sólo era tres notas menos agudo). Algunos tenores han forzado hasta el punto de quedar un poco desdibujado este momento(falsete), otros han asumido que si no se llega, no pasa nada.

Condenado a muerte por los puritanos, Arturo Talbo se encara contra ellos pidiendo piedad por Elvira y les insta a frenar la ira un sólo instante. Ella, que lo ama, muestra su deseo de morir con él.Este es el momento cumbre(“ella è tremante, ella è spirante”), ese citado Fa5(o high F) de Arturo Talbo. Al final, un mensaje anuncia la victoria de los puritanos y la liberación de todos los presos(entre ellos, Arturo), con lo que “I puritani” pase a acabar de forma feliz para ambos protagonistas. Aunque una cosa debo escribir. No sólo es este Fa5 uno de los motivos de la belleza de esta escena. La interpretación del tenor debe ser convincente pero también los personajes de Elvira, Riccardo y Giorgio son imprescindibles por como muestran su sentimiento de dolor(Elvira y Giorgio) y arrepentimiento(Riccardo).

Escena: Credeasi misera

A quattro

ELVIRA
Qual mai funerea
voce funesta
mi scuote e desta
dal mio martir!
Se fui sì barbara,
nel trarlo a morte,
m’avrà consorte
nel suo morir!

ARTURO
Credeasi, misera,
da me tradita,
traea sua vita
in tal martir!
Or sfido i fulmini,
disprezzo il fato, se teco al lato
potrò morir!

RICCARDO
Quel suon funereo
ch’apre una tomba,
nel sen mi piomba,
m’agghiaccia il cor.
La sorte orribile
spense già l’ira,
mi affanna e ispira
pietà e dolor.

GIORGIO
Quel suon funereo
feral rimbomba,
nel sen mi piomba,
m’agghiaccia il cor.
Sol posso, ah’ misero!
Tremare e fremere.
Non ha più lacrime
il mio dolor.

CORO DI PURITANI
Quel suon funereo
ch’apre una tomba,
cupo rimbomba
mi piomba al cor.
E Dio terribile,
in sua vendetta
gli empi saetta
sterminator.

CORO DI DONNE
Quel suon funereo
feral rimbomba,
al cor ci piomba,
gelar ci fa!
Pur fra le lacrime
speme ci affida,
che Dio ci arrida
di sua pietà!

CORO
Che s’aspetta? Alla vendetta!
Dio comanda ai figli suoi
che giustizia alfin si renda.

RICCARDO, GIORGIO E DONNE
Sol ferocia or parla in voi!
La pietade Iddio v’apprenda!

ARTURO
Deh! Ritorna ai sensi tuoi!

ELVIRA
Qual mi cade orribil benda!

ARTURO
Oh mia Elvira!…

ELVIRA
E vivi ancor!

ARTURO
Teco io sono!…

ELVIRA
Ah! Il tuo perdono!
Per me a morte, o Arturo mio…!

ARTURO
Di tua sorte il reo son io.

ELVIRA
Un amplesso.

BRUNO, UOMINI
Avvampo e fremo!

ARTURO, ELVIRA
Un addio!

UOMINI
Cada alfin l’ultrice spada
sovra il capo al traditor!

ARTURO

Arrestate: vi scostate!
Paventate il mio furor.
Ella è tremante;
ella è spirante;
anime perfide,
sorde a pietà,
un solo istante
l’ire frenate,

Momentos memorables: Suoni la tromba

El ritmo marcial nos deja aquí uno de los episodios más interesantes y espectaculares. El “Suoni la tromba” que compuso Vicenzo Bellini para terminar el segundo acto de “I puritani” es emblemático por su musicalidad, por su intensidad y, por qué, no por una conversación entre el despechado Riccardo y Giorgio en referencia a Elvira. Giorgio convenció al padre de ella para que se pudiera casar con Arturo Talbo, enemigo de la causa puritana. Riccardo, ofendido, no ha perdonado el acto que le dejó sin esposa. Giorgio le convence que, por el bien de Elvira debe salvar a Arturo de la muerte. Riccardo, más emocionado que convencido, acepta no matar a Arturo…siempre y cuando no aparezca en la batalla. “Suoni la tromba”, en sí, es un canto de honor y libertad. La escena previa, en sí, la pueden disfrutar aquí
.
Estructurado a dos voces, donde Giorgio empieza a cantarlo tras unas primeras notas en las que, era lógico, el instrumento clave es la trompa, donde Riccardo interpreta su parte y, ambos, al final, se van alternando hasta llegar a un final conjunto. Esta stretta(fragmento al final de un acto a un tiempo más rápido), con todo, tiene su sentido. Una estructura pareja donde hablábamos de la trompa que da cierto aire, como decíamos, marcial al principio; después una parte más lírica dentro del ambiente guerrero(“Amor di patria impavido”) y una última que va a marcar el final con ese “bello è affrontar la morte” donde la flauta(especialmente, entre el resto de instrumentos, va a acompañar al personaje que interpreta(primero, Giorgio, después Riccardo). Finalmente, la interpretación en conjunto de ambos personajes-aparte de seguir las pautas indicadas- que, sin duda, logra crear un efecto intenso y marcado en quien escucha por primera vez este final del segundo acto de I puritani.

Escena: Suoni la tromba

Giorgio, después Riccardo
Suoni la tromba, e intrepido
lo pugnerò da forte;
bello è affrontar la morte
gridando: libertà!
Amor di patria impavido
mieta i sanguigni allori,
poi terga i bei sudori
e i pianti la pietà.
bello è affrontar la morte
gridando: libertà!

Riccardo
Suoni la tromba, e intrepido
lo pugnerò da forte da forte.
Forse dell’alba al sorgere
L’oste ci assalirà.
S’ei vi sarà…

Giorgio
All’alba…morrà

Riccardo
Sia voce di terror.
Patria, vittoria, onor!

Ambos
Suoni la tromba, e intrepido
lo pugnerò da forte;
bello è affrontar la morte
gridando: libertà!
Amor di patria impavido
mieta i sanguigni allori,
poi terga i bei sudori
e i pianti la pietà.
bello è affrontar la morte
gridando: libertà!