Ópera e historia: los puritanos

Inglaterra vivió a mediados del siglo XVII una época convulsa.En esas fechas lo religioso y lo político llegaron a un punto en el que el país conoció una década sin reyes, tras el juicio y ejecución del monarca, Carlos I, perteneciente a la familia de los Estuardo.Tras el gobierno de la Commonwealth of England, regresó la monarquia con Carlos II, sucediéndose más reyes y reinas hasta la actual . El tema religioso fue casi paralelo al de la propia corona.

Casada con el rey Carlos I está la reina consorte Enriqueta María de Francia. Sí, ésta es la persona en la que Vicenzo Bellini ligó su ópera “I puritani” a la historia. En la propia ópera, vemos como Arturo la salva de las garras de los puritanos(https://www.youtube.com/watch?v=DfXsawkzzhI).Sin embargo, su salvación fue menos “romántica”. Huida a su Francia natal en 1644, nunca volvió a ver a su marido con vida. Volvió en 1660 una vez fracasada la mancomunidad citada.

Los puritanos surgieron con los primeros pasos del protestantismo en suelo británico. Tenían una concepción muy, digamos, particular que les hacía tener una forma de ser rayando en el respeto, la humildad y obediencia…salvo a las instituciones religiosas anglicana y católica. Una forma de ser rígida y que, bien pudo saber Elvira, cuando vio como su tío Giorgio trataba de convencer al padre de ella para aceptar la boda con Arturo, en vez de la promesa hecha a Riccardo.

Lo religioso también contó con su faceta política de la mano de Oliver Cromwell. El propio rey Carlos I no tenía gran aprecio a los puritanos. Una parte de su reinado se llevó a cabo con principios que soliviantaron a los puritanos.El propio Cromwell logró, vía militar y política, la derrocación del monarca.Su gobierno aún sigue siendo discutido casi cuatro siglos después.

Desarrollada la ópera en Plymouth, quizás Bellini, en pleno siglo XIX, quiso hacer un guiño puesto que, desde esa ciudad, fue donde partió el “Mayflower” con puritanos en 1620, rumbo a Nueva Inglaterra, hasta llegar a Massachussets.