Momentos memorables:Si ridesti il leon di Castiglia

Tras incluir los célebres coros verdianos “Va pensiero” y “Patria oppressa”, de Nabucco y Macbeth respectivamente, queremos incidir en este otro momentro patriótico que encumbró al Verdi compositor…y político. En esta ocasión, España es la protagonista aunque la escena, en sí, se desarrolla ante la tumba de Carlomagno, cuando Carlos I(y V de Alemania) va a convertirse en Sacro emperador en 1520. Es, en este punto, donde Verdi, en medio de una conspiración, nos aporta otro hito, quizás menor a los otros, pero también destacable.

En sí, el instante previo es fácil de explicar: el rey Carlos I (y V de Alemanía) está esperando ser aclamado Emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico mientras, a su alrededor, aparecen unos conspiradores que quieren acabar con su reinado, entre ellos Ernani y Ruy Gómez de Silva por motivos “sentimentales”, pues el Rey intenta atraerse a Doña Elvira. En la decisión por quién va a ser el asesino del Rey, la suerte toca a Ernani. En ese momento, todos los conspiradores se unen para cantar este coro imponente con toque marcial en sus inicios, donde el sonido metálico impone la marcha. Una vez más, la traslación a la situación italiana está presente en la letra: Castiglia sería Italia, Mori oppresor sería el Imperio Austro-húngaro(aparte de otros que impedían la unificación italiana pero, en 1843, la situación en Milán acentuaba la consideración enemiga del imperio vienés) y del “servaggio redenta sarà”, el deseo italiano de librase de tal yugo.

Coro: Si ridesti il leon di Castiglia!

Si ridesti il Leon di Castiglia,
e d’Iberia ogni monte,
ogni lito
eco formi al tremendo ruggito,
come un di contro i Mori oppressor

Siamo tutti una sola famiglia,
pugnerem colle braccia, co petti;
schiavi inulti più a lungo
e negletti non sarem
finche vita abbia il cor.

Morte colga,o n’arrida vittoria,
pugnerem,ed il sangue de spenti
nuovo ardire ai figliuoli viventi,
forze nuove al pugnare darà.

Sorga alfine radiante di gloria,
sorga un giorno a brillare su noi,
Sara Iberia feconda d’eroi,
dal servaggio redenta sarà.