Momentos memorables: Una voce poco fa

Sin duda, “Una voce poco fa” es una de las grandes arias de “Il barbiere di Siviglia”(“El barbero de Sevilla), de Gioacchino Rossini, y, como su compañera de ópera “Largo al factotum”, interpretada por Fígaro, es una pieza habitual de galas líricas para lucimiento de la mezzosoprano.La voz cambia del tono amoroso de quien recuerda a su Lindoro y por el que desea que sea suyo a otra más de decir “voy a hacer todo por tenerlo a mi lado”. En sí, la diferencia de esta joven enamorada se percibe desde la buena pupila(Io sono docile) a esa otra que luchará(“de cien trampas me serviré antes de ceder”)por su amor ante su tutor, Don Bartolo. De esas arias que se quedan en la memoria por su “frescura”. Sí, sé que no es un término muy musical pero, creo, que ese aire de Rosina entre dócil pero también “traviesa” por amor, logra dejar, como se dice, muy buen cuerpo en la persona que escucha este fragmento.

En lo referente al argumento, la aria está situada en la segunda escena del primer acto: Rosina está prendada de Lindoro(el Conde de Almaviva haciéndose pasar por un joven apuesto), quien estaba rondando su ventana en la primera escena de dicho acto.Enamorada, muestra en esta aria ese amor muy juvenil por el que desea luchar, aunque ciertamente, tampoco espera mucha resistencia(cosa que no será así y que se convertirá en la gracia de esta ópera).

La interpretación en este vídeo corre a cargo, no voy a negarlo, de la cantante que más me ha llamado la atención desde hace bastante tiempo: María Bayo.

Aria: Una voce poco fa

Una voce poco fa
qui nel cor mi risuonò;
il mio cor ferito è già,
e Lindor fu che il piagò.
Sì, Lindoro mio sarà;
lo giurai, la vincerò.
Il tutor ricuserà,
io l’ingegno aguzzerò.
Alla fin s’accheterà
e contenta io resterò
Sì, Lindoro mio sarà;
lo giurai,
la vincerò.
Io sono docile,
son rispettosa,
sono obbediente,
dolce, amorosa;
mi lascio reggere,
mi fo guidar.
Ma se mi toccano
dov’è il mio debole,
sarò una vipera, sarò
e cento trappole
prima di cedere
farò giocar!
Io son docile(repetido hasta giocar)