Momentos memorables: Terceto final Faust

Hace poco más de un par de décadas, a la par que se iniciaba mi afición por la ópera, pude ver una teleserie de dos epìsodios llamada “El fantasma de la ópera”. Protagonizada por Teri Polo, Charles Dance y, sobre todo, la presencia de Burt Lancaster como director de Teatro de la Ópera de París(el mítico Le Palais Garnier). Aparte de la trama, esta producción permitía disfrutar de varios instantes operísticos, especialmente de Norma(V.Bellini) y, sobre todo, Faust(Charles Gounod). La escena final me dejo prendado por la bella sonoridad de las voces de Michèle Lagrange (Marguerite) y Gérard Garino(fantasma de la ópera cogiendo el rol de Faust). El siguiente paso, unos pocos meses después, fue la maravillosa versión interpretada por Victoria de los Ángeles, Nicolai Gedda y Boris Chistoff la que, digamos, entró por la puerta de la casa en formato CD.

Por lo tanto, entenderán que este terceto final de Faust sea el primero elegido para esta sección “Momentos memorables” bajo un formato de escena interpretado por varios personajes. Dejamos hoy los coros, oberturas y arias para adentrarnos en el teatro musicalizado puro y duro. Es decir, donde la música, bella, cede protagonismo a la trama: una atormentada Marguerite buscando la salvación de su alma mientras Faust y Mefistófeles tratan de convencerla para irse con ellos. Hay que recordar que ella está en una prisión, condenada a muerte por haber matado a su niño. Faust quiere salvarla del cadalso y pedir que la acompañe pero ello no accede a su petición y, con lo poco de cordura que le queda, se queda mientras un coro de ángeles celestiales nos indica que el alma de Marguerite ha sido salvada.

Para entender el fragmento, hay que explicar que Faust, guiado por Mefistófeles, ha encontrado a Marguerite. Ella se muestra feliz de haber encontrado a su querido salvador y recuerda su primer encuentro mientras Faust le pide acompañarla y evitar la muerte. Justo en ese momento irrumpe bruscamente Mefistófeles y la reacción de Marguerite, ante la presencia del demonio, reafirma su intención de quedarse a la espera de la muerte anunciada(Anges purs, anges radieux), pidiendo que Dios la perdone. Tres caracteres que se perciben en las notas que Gounod les asignó en este trío: la contundencia de Mefistófeles pidiendo prisa a los dos amantes, la preocupación de Faust y, sobre todo, la bella paz armoniosa de Marguerite con su breve plegaria y que, en un instante, consiguen fusionarse para crear esta escena espléndida.

Trio Final Faust

MÉPHISTOPHÉLÈS
Alerte! Alerte!
ou vous êtes perdus!
Si vous tardez encore,
je ne m’en mêle plus!

MARGUERITE
Le démon le démon! le vois-tu?
là dans l’ombre
Fixant sur nous son il de feu?
Que nous veut-il?
chasse-le du Saint-Lieu!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Quittons ce lieu sombre,
le jour est levé;
De leur pied sonore J’entends nos chevaux
frapper le pavé,

(Il essaie de emmener à Faust)

Viens, sauvons-la!
Peut-être, il en est temps encore!

MARGUERITE
Mon Dieu, protégez-moi!
Mon Dieu, je vous implore!

FAUST
Viens! Fuyons!
Peut-être, il en est temps encore!

MARGUERITE
(Se mettre à genoux)
Anges purs, anges radieux
Portez mon âme au sein des cieux!
Dieu juste, à toi je m’abandonne!
Dieu bon, je suis à toi, pardonne!
Anges purs, anges radieux,
Portez mon âme au sein des cieux!

FAUST
Viens, suis-moi, je le veux!

MARGUERITE
Anges pur, anges radieux,
Portez mon âme au sein des cieux!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Hâtons-nous!

MARGUERITE
Dieu juste, à toi je m’abandonne!
Je suis à toi, Dieu bon, pardonne!

FAUST
Viens! suis-moi! je le veux!
Viens, viens! quittons ces lieux
Déjà le jour envahit les cieux!
Viens! viens! c’est moi
C’est moi que te l’ordonne!
Viens ! viens !quittons ces lieux!
Déjà le jour envahit les cieux!

MÉPHISTOPHÉLÈS
L’heure sonne!
Déjà le jour envahit, envahit les cieux!

MARGUERITE
Anges pur, anges radieux, etc.

MÉPHISTOPHÉLÈS
Hâtons-nous!
hâtons-nous de quitter ces lieux!
Déjà le jour envahit les cieux!
Suis nos pas
Viens, ou je t’abandonne!
Hâtons-nous!
hâtons-nous de quitter ces lieux!
Déjà le jour envahit les cieux!
Écoute!

(Dehors s’écoute bruit)

FAUST
Dieu!

MARGUERITE
Pourquoi ce regard menaçant?

FAUST
Marguerite!

MARGUERITE
Pourquoi ces mains rouges de sang?
Va! tu me fais horreur!

MÉPHISTOPHÉLÈS
Jugée!


  • fernando jesus cansado

    Traducción de texto:

    Trío Final

    (Reaparece Mefistófeles.)

    MEFISTÓFELES
    ¡Alerta! ¡Alerta!
    ¡Estáis perdidos!
    ¡Si tardáis un poco más
    no podré hacer nada!

    MARGARITA
    ¡El demonio! ¿Lo ves?…
    Allí… en la sombra,
    ¡mirándonos con ojos de fuego!
    ¿Qué quiere de nosotros?
    ¡Arrójalo de este santo lugar!

    MEFISTÓFELES
    Abandonemos este lugar sombrío,
    se ha hecho de día;
    oigo cómo nuestros caballos golpean el suelo
    con sus ruidosas patas.

    (intenta arrastrar a Fausto)

    ¡Ven! Salvémosla.
    ¡Quizás estemos aún a tiempo!

    MARGARITA
    ¡Dios mío, protégeme!
    ¡Dios mío, te lo imploro!

    FAUSTO
    ¡Ven! ¡Huyamos!
    Puede que aún estemos a tiempo.

    MARGARITA
    (cae de rodillas)
    ¡Ángeles puros! ¡Ángeles radiantes!
    ¡Llevad mi alma al seno de los cielos!
    ¡Dios justo, a ti me confío!
    ¡Buen Dios, tuya soy! ¡Perdóname!
    ¡Ángeles puros! ¡Ángeles radiantes!
    ¡Llevad mi alma al seno de los cielos!

    FAUSTO
    ¡Ven, sígueme! ¡Te lo ordeno!

    MARGARITA
    ¡Ángeles puros! ¡Ángeles radiantes!
    ¡Llevad mi alma al seno de los cielos!

    MEFISTÓFELES
    ¡Apresurémonos!

    MARGARITA
    Dios justo, ¡a ti me abandono!
    Tuya soy, Dios mío, ¡perdóname!

    FAUSTO
    ¡Ven, sígueme! ¡Ven, te lo ordeno!
    ¡Ven, Ven! Dejemos estos lugares
    ¡El día inunda ya el cielo!
    ¡Ven! ¡Ven! Soy yo
    ¡soy yo quien te lo ordeno!
    ¡Ven, Ven! Dejemos esos lugares
    ¡El día inunda ya el cielo!

    MEFISTÓFELES
    ¡Ha llegado la hora!
    El día inunda ya el cielo.

    MARGARITA
    Ángeles puros, ángeles radiantes, etc.

    MEFISTÓFELES
    ¡Apresurémonos!
    ¡Apresurémonos a abandonar estos lugares!
    ¡Ya el día invade los cielos!
    ¡Sigue, sigue nuestros pasos,
    Ven, o te abandono!
    ¡Apresurémonos!
    ¡Apresurémonos a abandonar estos lugares!
    ¡Ya el día invade los cielos!
    ¡Escucha!

    (Se oye un ruido fuera.)

    FAUSTO
    ¡Dios mío!

    MARGARITA
    ¿A qué viene esa mirada amenazadora?

    FAUSTO
    ¡Margarita!

    MARGARITA
    ¿Qué son esas manos rojas de sangre?
    ¡Vete! ¡Me causas espanto!

    MEFISTÓFELES
    ¡Condenada!

    http://www.kareol.es/obras/fausto/acto5.htm