Momentos memorables: Obertura de la ópera Nabucco

Lo decía claramente Giuseppe Verdi: con esta ópera, se puede decir en verdad  que tuvo inicio mi verdadera carrera artística(“con quest’opera si puo dire veramente che ebbe inizio la mia carriera artistica”). Ciertamente es así, no voy a negárselo al autor. Las dos óperas anteriores, que fueron Oberto, conte di San Bonifacio y Un giorno di regno, tuvieron un resultado dispar: la primera fue aplaudida, pero no llegó a la intensidad de lo que sería Nabucco, mientras la segunda fue un fracaso “esperado” ante la situación anímica de una persona que perdió en escasos dos años a sus dos hijos y a su mujer, Margherita Barezzi. La historia de la composición de Nabucco es conocida. Os dejo la versión que aparece en internet, desarrollada por Juan María Solare.

La obertura nos va a conducir, desde el principio al final, los temas de la ópera: destacando el tema central que nos llevará hasta la ribera del rio Eufrates y ese célebre Va pensiero que disfrutaremos ahora de forma instrumental. Pero no sólo es la música de este coro la que suena en esta obertura; también sentimos esa maldición del pueblo ebreo a Ismael(Maledetto dal signore), el inicio del acto III con la entronización de Abigaille y, también, el inicio del acto IV cuando Nabucco está preso por orden de Abigaille. Un excelento modo para prepararse para un inicio intenso como es “Gli arredi festivi”.

 


  • ¡Muy impresionante, amigos! Gracias por compartir.