Momentos memorables: O Lola ch’ai di latti la cammisa

Tras un breve preludio, comienza a sonar los primeros acordes de una serenata que Turiddu dedica a Lola, mujer de Alfio. Precede en sí, al verdadero inicio de la ópera, recordando, más o menos, el estilo del “Prólogo” en “I Pagliacci”, de Leoncavallo. Con el arpa, como si fuera una guitarra que tuviera Turiddu para cantar a su nueva amada, se da inicio a una melodía y una letra escrita en el dialecto siciliano que llama la atención.  La ópera, que tiene sólo un acto, dispone de un intermedio que ya nos conducirá a las últimas escenas de la ópera tras culminar,previamente, dos momentos claves de su desarrollo: el hartazgo de Turiddu con los celos de Santuzza(Tu qui, Santuzza?) que nos lleva a una pelea entre los dos novios y, posteriormente, cuando Santuzza revela a Alfio que Lola le es infiel con Turiddu. Tras el intermedio, Alfio reta a Turiddu para, posteriormente, matarlo ante la desesperación de Santuzza y la madre del joven asesinado.

En el vídeo,podemos ver tanto al tenor David Hidalgo como el uso mencionado del arpa en el acompañamiento.

 

 Aria:O Lola ch'ai di latti la cammisa
TURIDDU  
O Lola c'hai di latti la cammisa 
si bianca e russa comu la cirasa, 
quannu t'affacci faci la vucca a risa,
biatu cui ti dà lu primmu vasu! 
Ntra la puorta 
tua lu sangu è sparsu, 
ma num me mpuorta 
si ce muoru accisu, 
e si ce muoru e vaju'n paradisu 
si nun ce truovo a ttia, 
mancu ce trasu.



 
TURIDDU
 ¡Oh Lola, cuya camisa es blanca
como la leche, eres blanca
y encarnada cual cereza,
cuando te asomas eres toda sonrisas;
bendito sea
el que te dio el primer beso.
Tu puerta de sangre 
está rociada  y no me importaría
matarme ante tu umbral;
y si al morir yo fuera al Paraíso
no entraría si no te encontrara allí