Momentos memorables: Nessun dorma

Una de las arias más populares que se puede encontrar en el mundo de la ópera, superando más allá de escenarios y de galas líricas. El mítico “Nessun dorma”, de la ópera de Puccini, Turandot tiene una melodía brillante que seguro que conseguirá aficionar a quien quiera comenzar a aficionarse a este mundo de la lírica, fácilmente se consigue meter una persona en el rol de Kalaf, el misterioso príncipe extranjero que ha logrado superar las temibles tres pruebas de Turandot, la hija del emperador. En el acto II, seguía siendo desconocido su nombre(salvo para al aficionado que sigue la ópera) para Turandot y la corte imperial. Ella, vencida por la sagacidad de Kalaf en las tres pruebas y  tras quejarse amargamente, acepta el reto que él le propone de averiguar su nombre antes del alba para librarse de la obligación de casarse(ya se anticipa en este momento la música que se disfrutará con este aria). Ya en el acto III, que es cuando se canta este aria,el tenor que desempeña el rol de  Kalaf consigue trasladarnos su carácter retador(“il nome mio nessun saprà”) ante los edictos de Turandot(“Nadie duerma en Pekín bajo pena de muerte, el nombre del extranjero debe ser desvelado antes del amanecer”), una ambición por lograr vencer la resistencia de la princesa cuando llegue el alba. Un coro de damas aporta tanto la tensión de quién ve que no logrará saber el nombre y…un poco de aire para que el tenor ejecute las últimas frases de gran intensidad, especialmente ese vincerò final. Inolvidable.

 

Aria: Nessun dorma

Kalaf

Nessun dorma!
Nessun dorma!
Tu pure, o principessa,
nella tua fredda stanza
guardi le stelle che tremano
d’amore e di speranza!
Ma il mio mistero
è chiuso in me,
il nome mio nessun saprà!
No, no, sulla tua bocca lo dirò,
quando la luce splenderà!
Ed il mio bacio scoglierà
il silenzio che ti fa mia!

coro de Damas
Il nome suo nessun saprà…
E noi dovrem, ahimè,
morir! Morir!

Kalaf

Dilegua, o notte!
Tramontane, stelle!
Tramontane, stelle!
All’alba vincerò!
Vincerò! Vincerò!