Momentos memorables: Nacqui all’affanno

Final feliz de la ópera “La cenerentola”,de Gioacchino Rossini. Feliz porque la chica humilde y de buen corazón logra convertirse en princesa por el amor del príncipe Ramiro. Sin duda, el “non più mesta” es el gran momento de esta ópera. Ya encumbrada en el trono, la Cenicienta recuerda esos día de tristeza y llanto, cómo luego cambió su suerte. Además, con un gran gesto de magnanimidad, desea acoger a su padrastro y sus hermanastras a pesar de haberla humillado incluso hasta pocos minutos antes de esta escena. Es ahí, en sí, donde arranca el verdadero final, ese “non più mesta”-”nunca más triste”- que es la clave para estar en esta sección. La alegría de la humilde acaba envolviendo el escenario.

Desde el principio de ese “Non più mesta” vemos que el papel musical principal va a ser la voz de la mezzosoprano tanto en esa primera parte más pausada, que comienza con los instrumentos de cuerda durante el fraseo inicial de su intervención, para intervenir el resto de la orquesta cuando los personajes(Dandini, Tisbe, Clorinda, Don Magnifico) acaban celebrando el fin de los suspiros para la Cenicienta. En sí, las sucesivas repeticiones de “Non più mesta” son más aceleradas y más exigentes para la mezzosoprano. Finalmente, los últimos acordes hasta que el telón baja.

Para esta escena final me encomiendo a toda una artista como es la mezzosoprano romana Cecilia Bartoli para mostraros como es.

Escena final: Nacqui all’affanno

Nacqui all’affanno, al pianto.
Soffrì tacendo il core;
Ma per soave incanto,
Dell’età mia nel fiore,
Come un baleno rapido
La sorte mia cangiò.

(a Don Magnifico e sorelle)

No, no; tergete il ciglio;
Perché tremar, perché?
A questo sen volate;
Figlia, sorella, amica
Tutto trovate in me.

(abbracciandole)

TUTTI MENO CENERENTOLA
M’intenerisce e m’agita,
È un Nume agli occhi miei.
Degna del tron tu sei
Ma è poco un trono a te.

CENERENTOLA
Padre… sposo… amico… oh istante!
Non più mesta accanto al fuoco
Starò sola a gorgheggiar.
Ah fu un lampo, un sogno, un gioco
Il mio lungo palpitar.

CAVALIERI
Tutto cangia a poco a poco
Cessa alfin di sospirar.