Momentos memorables: Martern aller Arten

Sin duda, es una de esas arias que acaban entrando sin esfuerzo en la memoria de los que la ven la primera vez. Lo digo por experiencia propia. Esta interpretación de Edita Gruberová, en el Teatro de Munich, fue la primera vez que escuché estas notas cargadas de fuerza de un personaje como era el de Konstanze. Casi, os recomendaría que, tras ver a Eva Mei -sobre la que gira el vídeo de explicación de esta aria-, disfruten de la voz de la soprano eslovaca pero, también, de la presencia sobre el escenario. Otra versión, menor, pero llamativa sería la de la turca Yelda Kodalli en una película que se rodó en el Palacio Topkapi, en Estambul.

Decía que es una aria de carácter y para eso hay que recordar que el personaje de Konstanze está en el harén de Pachá Selim desde el inicio de la ópera(personaje hablado durante todo el singspiel, pues es así como se define El rapto en el serrallo, donde hay fragmentos hablados y otros acompañados por la música). Ella es esquiva a los esfuerzos de él por lograr su amor. En el segundo acto, él acaba exigiendo ese amor bajo amenazas de martirios y la respuesta no puede ser más convicente: Konstanze acepta ese sufrimiento de buen grado. Como dice al final:”Grita, enfurécete, indígnate. Al final, la muerte me liberará”, dejando bien claro que el dolor no le preocupa nada, sólo el temor a ser infiel a su amado Belmonte.

Obviamente, Mozart dota a este torrente de fuerza de cierta contundencia. Antes de todo, mencionar que compuso una serie de compases que permitieran reposar a la soprano, pues había interpretado una aria(Traurigkeit ward mir zum Lose…La tristeza es mi destino ahora que te he perdido) unos pocos minutos antes(sólo ser perciben en el vídeo que muestro de Edita Gruberova). La voz de la soprano requiere de cierta facilidad para la coloratura, para la exigencia de cierta agilidad en determinados tramos de la aria. Las notas logran captar la nobleza de sentimientos de la joven presa(está en el harén porque, en su momento, fue secuestrada por piratas que se lo vendieron al Pachá Selim) y que van desde la firmeza del inicio y del final de la aria pero que se suaviza cuando Konstanze busca ese atisbo de piedad(Ten piedad y perdóname. La bendición del cielo será tu premio).

Aria:Martern aller Arten

Martern aller Arten
Mögen meiner warten,
Ich verlache Qual und Pein.
Nichts soll mich erschüttern.
Nur dann würd’ ich zittern,
Wenn ich untreu könnte sein.
Laß dich bewegen, verschone mich!
Des Himmels Segen belohne dich!
Doch du bist entschlossen.
Willig, unverdrossen,
Wähl ich jede Pein und Not.
Ordne nur, gebiete,
Lärme, tobe, wüte,
Zuletzt befreit mich doch der Tod.