Momentos memorables: Lamento de Federico

Aunque el nombre de la aria es la “È la solita storia del pastore“, suele ser mencionada con otro más famoso como es el “Lamento de Federico” Dentro del acto II de la ópera de Francesco Cilea, “L’Arlesiana”, a la sombra de su famosa “Adriana Lecouvreur”, este fragmento suele aparecer en los conciertos y galas líricas por la belleza de su melodía. Debido a la dificultad de encontrar un vídeo de una representación, considero que uno de los mejores cantantes que han llevado adelante este rol y esta aria es José Carreras. Para los que nunca habían escuchado una ópera en su vida, su interpretación en aquella famosa primera gala de Los tres tenores, en 1990 les cautivó.

Desesperado por un mal de amores, escapado de su casa tras recibir una información  que le lleva a creer que su amada de Arles está con otra persona, es descubierto por su hermano L’Innocente(aunque la voz sea de mezzosoprano). Baldassare, un pastor intenta animarlo pero esta aria nos deja bien claro que el dolor de un amor roto hace que Federico  siga recordando la cara de esa arlesiana que le robó el corazón a pesar de desear conseguir olvidarla. El sentimiento se percibe en esas notas desesperadas. A pesar de la tristeza de la aria, es de una inmensa belleza.

Aria: È la solita storia del pastore

È la solita storia del pastore…
Il povero ragazzo voleva raccontarla
e s’addormi.
C’e nel sonno l’oblio.
Come l’invidio!
Anch’io vorrei dormir cosi,
nel sonno almen l’oblio trovar!
La pace sol cercando io vo’.
Vorrei poter tutto scordar!
Ma ogni sforzo e vano.
Davanti ho sempre
di lei il dolce sembiante.
La pace tolta

E solo a me.
Perche degg’io tanto penar?
Lei! sempre lei mi parla ancor!
Fatale vision, mi lascia!
Mi fai tanto male,
Ahime!