Momentos memorables: Il mio tesoro intanto

Si hay un motivo por el cual considero que esta aria debe aparecer por “Momentos memorables” es que es extraordinariamente bella. Tan maravillosa que supera, incluso, malas interpretaciones como la que aparece como referencia más abajo. No me refiero al asunto de la voz de Piotr Beczala que, en algún momento, me pudo parecer que podía dar más de sí. Me refiero a una representación de esta aria que no va ni con la historia ni con el personaje de Don Ottavio. Porque, en sí, es ese el tema de este comentario. Don Ottavio, prometido de Donna Anna, es un personaje anodino a pesar de tener dos de las arias más emotivas(Dalla sua pace) de la ópera. Ese término es debido porque no es capaz de entender a su prometida, ni se mueve como caballero a defender a Zerlina(tampoco Masetto, es cierto) al final del primer acto, impaciente ante su prometida  hasta el punto de llamarle cruel y, en esta escena, sobreactúa porque, lo normal, es una actitud menos hostil de la que aparece(recuerden, “id a consolar a mi tesoro”,”a enjuagar sus lágrimas”, “voy a vengar sus agravios”…) en escena y ante personajes afines suyos contra Don Giovanni. Como es sabido, tuvo que bajarse el Comendador de sus estatua porque, de la venganza de Don Ottavio, nada se supo.

Como indicaba, la aria tiene esa belleza en la que la música se impone a la letra, a la voz y nos transmite una actitud que me recuerda más a  Belmonte(El rapto en el serrallo-Die Entführung aus dem Serail) que a Ferrando(Così fan tutte). Además, tiene cierta dificultad a la hora de mantener ciertas notas durante un tiempo (ese “cercate di asciugar” o “nunzio voglio tornar”.

Aria: Il mio tesoro intanto

Il mio tesoro intanto
Andate a consolar,
E del bel ciglio il pianto
Cercate di asciugar.
Ditele che i suoi torti
A vendicar io vado;
Che sol di stragi e morti
Nunzio vogl’io tornar.