Momentos memorables: Il lacerato spirito.

De la ópera Simón Boccanegra, de Giuseppe Verdi, tenemos este fragmento interpretado por Nicolai Ghiaurov  en el rol de Fiesco. Simon Boccanegra está basada en la obra de Antonio García Gutiérrez, escritor gaditano del que también tenemos la referencia de El trovador y que Verdi transformó en Il trovatore. La ópera, compuesta por un prólogo y tres actos, separados por 25 años. En el prólogo, Simón es nombrado dux de Génova mientras que él esta sufriendo por su amada María y en guerra con Fiesco, irónicamente, padre de la propia Maria.  Ya en los tres actos siguientes, ha pasado el tiempo, Simón es mayor, reencuentra a su hija, producto del amor con Maria.

Este fragmento se desarrolla en el prólogo mencionado. María ha muerto pero Simón Boccanegra aún no lo sabe. Fiesco lamenta su muerte maldiciendo su suerte mientras que la música que la acompaña nos muestra ese estado con la percusión y los instrumentos de viento-metal; después, con la intervención coral de mujeres que anuncian la muerte de María, cambia el tono del aria a una línea más “celestial”, (il serto a lei dè martiri) donde pide a su hija que, allá en el cielo, rece por él. Aunque breve, es bastante brillante y demuestra que no todos los momentos memorables lo protagonizan tenores o sopranos.

Aria: Il lacerato spirito
A te l’estremo addio, palagio altero,
Freddo sepolcro dell’angiolo mio!…
Né a proteggerti io valsi!… Oh maledetto!…
E tu, Vergin, soffristi

(dirigiéndose a la imagen)

Rapita a lei la verginal corona?…
Ma che dissi!… deliro!… ah mi perdona!
Il lacerato spirito
Del mesto genitore
Era serbato a strazio
D’infamia e di dolore.
Il serto a lei de’ martiri
Pietoso il cielo diè…
Resa al fulgor degli angeli,
Prega, Maria., per me.

(Se oyen lamentos)

MUJERES
È morta!… È morta!… a lei s’apron le sfere!…
Mai più!… mai più non la vedremo in terra!…

HOMBRES
Miserere!… miserere!…