Momentos memorables: Gott! Welch Dunkel hier

Fidelio, obra estrenada en 1805, fue la única aportación de Ludwig van Beethoven en el mundo de la ópera pero, en verdad, en esta obra logra trasladar buena parte de sus cualidades de composición. Partiendo de la obra de Boully “Leonora, o el amor conyugal”, la ópera o, mejor dicho, singspiel(partes habladas y cantadas) nació con el nombre inicial de “Leonora”. Contó con varias revisiones en las que destaca  diferentes modificaciones en la sinfonía inicial hasta el punto de que cualquier versión discográfica, supongo, contiene la ópera más las otras tres oberturas. En 1814 es cuando ya el nombre de Fidelio coge fuerza.¿Y quién es Fidelio? Tras la encarcelación de Florestán, un “chico” llamado Fidelio logra entrar en el servicio del carcelero Rocco. Cuando Pizarro, gobernador de la prisión, quiere asesinar al preso, Fidelio se destapa: es Leonora, la mujer de Florestán que, travestida para poder entrar a trabajar en la cárcel, tiene por objetivo salvar a su marido. En sí, Leonora podria ser una de las primeras heroínas en el mundo de la ópera.

Esta aria tiene como dificultad que es la primera intervención de Florestán en la ópera.Es el comienzo del acto II. Cuenta con dos partes bien diferencias.Una más oscura musicalmente y en el argumento: es un preso político (“Me atreví a gritar la verdad y las cadenas fueron mi recompensa”). Aislado de los demás presos, su sufrimiento se percibe en las notas que nos trasladan la voz de alguien que parece perder toda esperanza y acepta su destino. En esa segunda parte, Florestán recuerda a su mujer Leonora, desconocedor de lo que está a punto de hacer ella por él(“Ich seh, wie ein Engel”…”Veo aparecer un ángel sonrosado…”) mientras que las notas nos van a recordar el final feliz de la ópera, cuando ese ángel que “viene a conducirle al reino de los cielos” va a hacer todo lo posible para aliberarlo de la muerte. Aunque Florestán sufre, acepta su destino, Beethoven logra crear la atmósfera para disfrutar del feliz destino final.

Hemos escogido en esta ocasión la interpretación de Jonas Kaufmann por dos motivos: el primero, es que la interpretación es bastante buena a nuestro parecer;el segundo, porque se ha conseguido encontrarlo con la subtitulación en español,lo que permitirá disfrutarlo más todavía.

Aria: Gott!Welch Dunkel hier.
Gott,
welch Dunkel hier!
O grauenvolle Stille!
Öd ist es um mich her,
nichts,
nichts lebet außer mir,
o schwere Prüfung!
Doch gerecht ist Gottes Wille!
Ich murre nicht, das Maß
der Leiden steht bei dir!
In des Lebens Frühlingstagen
ist das Glück von mir geflohn.
Wahrheit wagt ich kühn zu sagen,
und die Ketten sind mein Lohn.
Willig duld’ ich alle Schmerzen,
ende schmählich meine Bahn;
süßer, Trost in meinem Herzen,
meine Pflicht hab ich getan.

Und spür’ ich nicht linde,
sanft säuselnde Luft,
und ist nicht mein Grab
mir erhellet?
Ich seh, wie ein Engel
im rosigen Duft sich
tröstend zur Seite,
zur Seite mir stellet,
ein Engel, Leonoren,
Leonoren, Leonoren,
der Gattin so gleich, der,
der führt mich zur Freiheit
ins himmlische Reich.