Momentos memorables: Fuoco di gioia

Lejos de aquellos coros de contenido patriótico, cuyo fin era animar a su pueblo en el proceso de unificación italiana y que se pueden observar en las primeras óperas, también Giusseppe Verdi conseguió adaptar los coros a la trama argumental de la ópera como, por ejemplo, los zíngaros de Il trovatore, o el de los matadores en La traviata(en el acto II, en la casa de Flora, el famoso Di Madride noi siam mattadori) o este “Fuoco di gioia”, del primer acto de Otello. Tras la llegada victoriosa del duce a Chipre, el pueblo chipriota celebra la victoria, siendo lo normal que al coro se una danza en torno a una hoguera como la que se pone como ejemplo en esta sección. Con un tono evidentemente feliz, podemos observar como las voces femeninas se van intercalando con las masculinas independientemente de la clasificación de las voces tradicional mientras la música evoca el llamear, como si “Centellea, relumbra, crepita, flamea”.

Coro: Fuoco di gioia

Fuoco di gioia, l’ilare vampa
fuga la notte col suo splendor.
Guizza, sfavilla, crepita, avvampa
fulgido incendio che invade il cor.
Dal raggio attratti vaghi sembianti
movono intorno mutando stuol,
e son fanciulle dai lieti canti,
e son farfalle dall’igneo vol.
Arde la palma col sicomoro,
canta la sposa col suo fedel;
sull’aurea fiamma, sul lieto coro
soffia l’ardente spiro del ciel.
Fuoco di gioia, rapido brilla!
Rapido passa, fuoco d’amor!
Splende, s’oscura, palpita, oscilla,
l’ultimo guizzo, lampeggio e muor.
Fuoco di gioia rapido brilla!
Splende, s’oscura, palpita, ecc.