Momentos memorables: Ella giammai m’amò

Algunos biógrafos del artista de La Roncole di Busetto han remarcado que, en sus últimos años, Verdi se sentaba ante el piano y tocaba la melodía de esta aria. La muerte de Giuseppina Strepponi, la que había sido su compañera y esposa durante medio siglo, había convertido más taciturno a Verdi. Fruto de ello era estar recordando tales notas

En el acto IV de Don Carlo, en su edición italiana, está situada esta aria en la que el rey Felipe II se muestra descorazonado ante la falta de amor de Isabel de Valois(para ello habría que recordar que, en principio, ella iba a ser para el infante Don Carlos pero la viudedad del rey trastocó los planes), el enojo hacia su hijo, el infante, encarcelado por traición. En sí el texto, basado en un libro de Schiller, nos muestra un rey solitario, rígido pero ese Felipe II tardaría aún tres décadas en fallecer y , todavía más, casándose con Ana de Austria tras fallecer Isabel de Valois, escasos dos meses de la muerte de Don Carlos, ambos en 1568.

Musicalmente, ¿qué decir?. Estamos ante una brillante interpretación de Samuel Ramey. Hay una introducción en el que los instrumentos de viento llevan la voz cantante, junto a un violoncelo. Una melodía así nos lleva a la cámara donde está el Rey Felipe II, pensando en la soledad del trono. Indicar que, en sí, el aria comenzaría en “Dormirò sol nel manto mio regal”, pero realmente, todo es un conjunto que va en la misma línea dramática y que dará que pensar y entender porque Verdi la tuvo siempre en mente.

Aria: Ella giammai mai m’amò

FILIPPO
(Come trasognato)
Ella giammai m’amò…!
No, quel cor è chiuso a me,
Amor per me non ha…!

(volviendo en sí)

Ove son…? Quei doppier
Presso a finir…!
L’aurora imbianca il mio veron!
Già spunta il di!
Passar veggo i miei giorni lenti!
Il sonno, o Dio!
Spari da’ miei occhi languenti!
Dormirò sol nel manto mio regal
Quando la mia giornata è giunta a sera;
Dormirò sol sotto la volta nera
Là, nell’avello dell’Escurial!
Se il serto regal a me desse il poter
Di leggere nei cor, che Dio sol può veder…!
Se dorme il prence, veglia il traditore;
Il serto perde il Re, il consorte l’onore!
Dormirò sol nel manto mio regal
Quando la mia giornata è giunta a sera;
Dormirò sol sotto la volta nera
La, nell’avello dell’Escurial.

  • Fernando Jesús Cansado Martíne

    Traducción:

    FELIPE
    (Como entre sueños)
    ¡Ella nunca me amó…!
    No; ese corazón está cerrado,
    no tiene amor para mí.

    (Volviendo en sí)

    ¿Dónde estoy…? Esos candelabros
    a punto de terminarse…
    La aurora clarea en mi balcón…;
    ya despunta el día.
    Veo pasar mis días, lentamente…
    El sueño, Dios mío,
    desapareció de mis ojos languidecientes.
    Dormiré solo en mi real mortaja
    cuando mis días se acaben.
    Dormiré solo, bajo la bóveda negra
    ¡allí, en el sepulcro de El Escorial!
    Si el cetro real me diese el poder
    de leer en el corazón, que sólo Dios tiene…
    Si duerme el príncipe, vela el traidor;
    el cetro pierde el rey; el consorte, el honor.
    Dormiré solo en mi real mortaja
    cuando mis días se acaben.
    Dormiré solo, bajo la bóveda negra
    ¡allí, en el sepulcro de El Escorial!