El atril de honor: James Levine

Se puede decir que James Levine y el Metropolitan Opera House tienen una relación inseparable, incluso aunque el director ha dirigido en otros sitios y el propio recinto operístico ha contado con otros directores en el atril. Pero sus nombres están ligados por cerca de cuatro décadas desde que apareció por el teatro neoyorquino allá por 1971. Nacido en el seno de una familia íntimamente relacionada con la música en 1943, su primer camino estaba relacionado con la interpretación con el piano. Con 18 años cogió la senda de la dirección musical entrando en todo un mito, la Juilliard School, de donde se graduó tres años después.

Su primera relación con una orquesta llegó en Cleveland como aprendiz de Georges Szell, con la que estuvo hasta comienzos de la década de los 70. Con 28 años llegaba a todo lo alto,el Metropolitan Opera House, donde comenzó una relación extensa, logrando escalar varios puestos. Así, en 1972 ya era el principal director de orquesta. Cuatro años después ya era director musical del Met en 1976 y, en diez años, el director artístico. Durante todo el tiempo en el que James Levine ha estado dirigiendo tanto la orquesta del Met como, directamente, los destinos del emblemático teatro neoyorquino ha logrado además que esa relación se haya extendido al resto del mundo gracias a la globalización cultural(galas internacionales, intervenciones como director invitado en Bayreuth, Salzburgo) y a las mejoras tecnológicas(del disco de vinilo y los cassettes a los DVD y CD, que han llegado a más gente. Es decir, James Levine ha sido quién ha logrado expandir la marca del “Met” más allá de Estados Unidos.

También ha estado relacionado con la BSO, la Boston Symphony Orchestra, siendo director musical a partir de 2001. En Boston tuvo, además, un accidente al caerse mientras recibía los aplausos de los espectadores en 2006. Ha tenido otros problemas de salud, de los que destaca lesiones en la espalda(por ejemplo, hernia discal en 2009) y que han provocado que tenga que ir en silla de ruedas.En mayo de 2013 volvía al atril de dirección tras dos años entre operaciones y rehabilitación.

Terminamos la entrada dedicada a James Levine con una masterclass que realizó y en la que se dedicó a explicar un poco el tema del sonido y la necesidad de aportar emoción al canto.El otro vídeo nos enseña los ensayos con los cantantes de Falstaff. Se puede ver los subtítulos en español(pero sin mucha fiabilidad, justo es decirlo) pulsando en el icono de las dos rayas paralelas y pulsar en la pantalla la opción de traducia otros idiomas. Sin embargo, son dos vídeos que me parece que son idóneos para ver a Levine en acción “formativa”, dando indicaciones.

Masterclass
ensayo Falstaff