Arias memorables: Celeste Aida

Si hay un aria que tiene su punto de fama dentro del mundo de la lírica es esta “Celeste Aida“. Cantada para lucimiento del tenor, tiene el lígero inconveniente de que, prácticamente, se inicia la ópera con este aria. Sí, hay un previo diálogo entre Radamès, apuesto militar egipcio y el estricto sacerdote Ramfis desvelando la guerra que se avecina entre egipcios y etiopes y que se ha designado quien será el “jefe supremo” pero la realidad es que la primera célebre interpretación del tenor llega en la primera escena. Radamès se ve líder de esas fuerzas egipcias y presto a regresar triunfador a Menfis(Se quel guerrier io fossi…Si yo fuese ese guerrero) en el que se ve acompañado con las trompetas que nos van acompañar en toda la ópera. A partir del “Celeste Aida” ya llegamos al verdadero momento melódico que nos deja un personaje enamorado de la esclava Aida, a la que desea entregarle una corona real. Un aria que se vuelve a repetir y que nos da, ese final(vicino al sol) más brillante pero complejo para el tenor.

Aria:Celeste Aida

Se quel guerrier io fossi!
Se il mio sogno si avverasse!
Un esercito di prodi
da me guidato,
e la vittoria,
e il plauso di Menfi tutta!
E a te, mia dolce Aida,
tornar di lauri cinto,
dirti: per te ho pugnato,
per te ho vinto!
Celeste Aida, forma divina,
mistico serto di luce e fior,
del mio pensiero tu sei regina,
tu di mia vita sei lo splendor.
Il tuo bel cielo
vorrei ridarti,
le dolci brezze del patrio suol,
un regal serto
sul crin posarti,
ergerti un trono
vicino al sol, ah!, ecc.